Doscientas "kellys" protestan en Ibiza para mejorar sus condiciones laborales

IBIZA, 24/08/2019.- Limpiadoras y camareras de piso de hotel durante el primer día de huelga convocada por las "kellys" de Ibiza y Formentera, para protestar por los salarios recibidos en temporadas en las que los hoteles de las islas "hacen el agosto" y "se llenan los bolsillos" a costa de la salud de las trabajadoras. EFE/Segio G. Cañizares IBIZA, 24/08/2019.- Limpiadoras y camareras de piso de hotel durante el primer día de huelga convocada por las "kellys" de Ibiza y Formentera, para protestar por los salarios recibidos en temporadas en las que los hoteles de las islas "hacen el agosto" y "se llenan los bolsillos" a costa de la salud de las trabajadoras. EFE/Segio G. Cañizares

Unas 200 limpiadoras y camareras de piso de hoteles de Ibiza, conocidas como "kellys", se han manifestado este sábado por las calles de tres zonas turísticas de la isla en el primer día de las dos jornadas de huelga para exigir mejoras en sus condiciones laborales y poner fin a la sobrecarga de trabajo.

Las "kellys" reivindican la aplicación de la ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que obliga a los empresarios a "adaptar y regular" el puesto de trabajo, como el de las camareras de pisos, ha informado la Confederación General de Trabajadores (CGT).

La normativa obliga a los empresarios a regular la carga de trabajo y a utilizar medios tecnológicos como camas elevadoras y carros de tracción mecánica. Las 200 trabajadoras han salido esta mañana a protestar junto a hoteles de tres zonas turísticas de la isla: Platja d’en Boss, Port des Torrent y en Es Canar.

Este primer día de protesta ha comenzado con piquetes informativos y un incidente entre un cliente y una representante de la CGT, tras despertar a su hijo que dormía por el ruido de una bocina.

El secretario general de CGT en las Pitiusas, Rafa Sánchez, ha explicado que a las 8.15 horas de la mañana, con ocasión del piquete informativo convocado frente a un hotel del Port des Torrent, un turista ha salido a la calle y ha retorcido la muñeca de una huelguista, a la que le ha quitado la bocina con la que protestaba y le ha acusado de despertar a su hijo.

En la Platja d’en Bossa, unas 60 "kellys" del hotel Grand Palladaium Ibiza han gritado "stop a explotación”, han advertido que no son de "hierro" y han reclamado que se rebajen y regulen las cargas laborales.

“Luchamos contra la sobrecarga de trabajo; hay mujeres que no van a comer o que no van al baño porque en ocho horas no te da tiempo”, ha explicado Dolores Paterna, trabajadora de este hotel.

Según ha añadido, este establecimiento ha pasado de tres a cinco estrellas sin bajar el número de habitaciones que deben limpiar las trabajadoras. “Las estrellas las llevamos nosotras aquí, en la espalda”, ha lamentado.

En la misma línea, Manuela Moreno, otra "kelly" del hotel Mare Nostrum, ha señalado que las cargas excesivas de trabajo les producen "depresión y ansiedad" y que, con esta huelga, lo que piden es que les traten como "personas y no como a animales".