TV

Los precios energéticos moderan la inflación a su tasa más baja desde 2016

MADRID, 12/07/2019.- Vista general de un mercado de alimentación en Madrid. La caída de los precios de la energía ha contribuido a moderar la inflación en junio, que al situarse en el 0,4 % anual marca la tasa más baja desde septiembre de 2016, según ha confirmado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Impulsó al alza el IPC la evolución del ocio y la cultura, cuyos precios bajaron un 0,4 %, ocho décimas menos que en mayo, por el encarecimiento de los paquetes turísticos en coincidencia con la campaña veraniega.- EFE/JJ Guillén MADRID, 12/07/2019.- Vista general de un mercado de alimentación en Madrid. La caída de los precios de la energía ha contribuido a moderar la inflación en junio, que al situarse en el 0,4 % anual marca la tasa más baja desde septiembre de 2016, según ha confirmado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Impulsó al alza el IPC la evolución del ocio y la cultura, cuyos precios bajaron un 0,4 %, ocho décimas menos que en mayo, por el encarecimiento de los paquetes turísticos en coincidencia con la campaña veraniega.- EFE/JJ Guillén

La caída de los precios de la energía ha contribuido a moderar la inflación en junio, que al situarse en el 0,4 % anual marca la tasa más baja desde septiembre de 2016, según ha confirmado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El índice de precios de consumo (IPC) profundiza así en el cambio de tendencia observado en mayo, cuando descendió siete décimas hasta el 0,8 %, lejos del 1,5 % de abril.

El factor clave en esta evolución es la energía, ya que el precio de los productos energéticos era en junio un 2,6 % más bajo que un año antes y el de los carburantes y combustibles, un 0,5 % más bajo.

Como consecuencia de esto, la tasa anual del IPC del transporte se desplomó casi dos puntos en junio hasta quedar en cero, fundamentalmente por la caída del precio de los carburantes y lubricantes.

El abaratamiento de la electricidad y los combustibles líquidos también lastró la inflación del grupo de vivienda, que se redujo más de un punto hasta una tasa negativa del 1,5 %.

Aunque en menor medida, también presionó a la baja la evolución del precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas, que repuntó un 0,5 % ante el encarecimiento de las patatas y sus preparados (9 %) y la carne (el porcino subió un 4 %) y pese a que los aceites y grasas bajaron un 14,6 % y la fruta fresca, un 7,4 %.

Por el contrario, impulsó al alza el IPC la evolución del ocio y la cultura, cuyos precios bajaron un 0,4 %, ocho décimas menos que en mayo, por el encarecimiento de los paquetes turísticos en coincidencia con la campaña veraniega.

Los productos que más se han encarecido en el último año son las tasas administrativas (12,2 %), las patatas (11,4 %), los servicios postales como paquetería o mensajería (9,6 %) y el capítulo de otras carnes, donde se engloba el conejo o la caza (8,9 %).

Los productos que más se han abaratado en ese periodo son el aceite de oliva (18,8 %), los equipos de telefonía móvil (14,6 %), los soportes informáticos como discos duros externos o USB (14,1 %) y los ordenadores personales (7,9 %).

En junio, la inflación subyacente -que no tiene en cuenta los precios de la energía y los alimentos frescos por ser más volátiles- superó la general por primera vez desde enero de 2018 al situarse en el 0,9 %, dos décimas por encima de la tasa de mayo.

La inflación subyacente suma así 71 meses consecutivos por debajo del 2 %.

En términos mensuales, los precios bajaron un 0,1 % en junio con respecto a mayo tras cuatro meses al alza, principalmente por el efecto del abaratamiento de la energía en el transporte y la vivienda junto a las rebajas de primavera-verano, que redujeron un 1,3 % el precio del vestido y el calzado.

Los productos que más se encarecieron en junio respecto a mayo fueron los paquetes turísticos nacionales (25,7 %) y los vuelos internacionales (6,2 %), mientras que los que más bajaron su precio fueron el gasóleo (4 %), los combustibles líquidos (4 %) y la gasolina (3,2 %).

La inflación se moderó en todas las comunidades autónomas en junio en términos anuales, especialmente en Castilla y León y Cantabria, donde se redujo seis décimas hasta el 0,5 % y el 0,4 %, respectivamente.