TV

Esade prevé que la guerra comercial EEUU-China frene el crecimiento global

Sede de la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE).- EFE/Beatriz Velardiez 	   Sede de la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE).- EFE/Beatriz Velardiez

La escuela de negocios Esade prevé que el crecimiento económico mundial volverá a debilitarse en el segundo semestre a consecuencia del recrudecimiento de la tensión comercial entre China y EEUU, y por la dificultad para llegar a un acuerdo con el "brexit" que afectará a la integración de la zona euro.

El profesor del departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de Esade, Josep Comajuncosa, ha explicado en rueda de prensa que la recuperación económica global que ha tenido lugar los últimos dos años se está empezando a debilitar, a pesar de que en la primera mitad de 2019 la economía global y la europea parecían recuperar dinamismo.

De acuerdo con el informe sobre perspectivas globales, presentado por Esade este martes, el avance económico de la zona euro pasará del 1,8 % registrado en 2018 al 1,5 % a cierre de 2019, debido a la incertidumbre sobre la evolución de la economía de Reino Unido, mientras que España seguirá creciendo por encima de la media de la región, en torno al 2 %.

Las peores previsiones apuntan a Italia, donde la debilidad de la demanda interna y los problemas financieros situarán al país al borde de la recesión, mientras que Francia moderará su crecimiento, que estará unas décimas por encima del 1 %, y el de Alemania estará unas décimas por debajo del 1 %.

EEUU registrará en 2019 el mayor crecimiento entre las economías desarrolladas, por encima del 2 %, mientras que Japón será el contrapunto con un crecimiento de apenas el 1 %, con riesgo de que la ralentización sea mayor cuando se implementen los aumentos de impuestos previstos en este país.

En el caso de las economías emergentes, India tendrá el mayor crecimiento, por encima del 7 %, mientras que el de China se debilitará y se situará unas décimas por encima del 6 %, una cifra que de no ser alcanzada "crearía problemas" a muchos países de Asia que se han incorporado a la cadena de valor de China, según el informe.