TV

Calviño pide en Francia tener en cuenta el interés europeo, no sólo francés

Calviño pide en Francia tener en cuenta el interés europeo, no sólo francés / EFE Calviño pide en Francia tener en cuenta el interés europeo, no sólo francés / EFE

La ministra española de Economía, Nadia Calviño, pidió este domingo, durante una intervención pública en Francia, que se tenga en cuenta el interés europeo, y no sólo el francés o el franco-alemán, cuando hay que defenderse ante otras grandes potencias mundiales.

Calviño, que participó en una mesa redonda sobre cómo puede la Unión Europea (UE) hacer oír su voz en la escena internacional, en los Encuentros Económicos de Aix en Provence, se dirigió a Francia y a Alemania tras las críticas de esos dos países a la Comisión Europea (CE) por haber vetado en enero la fusión de Alstom y Siemens.

Sin citar a esas empresas ferroviarias, se refirió a la voluntad de París y Berlín de modificar las reglas de la competencia tras el revés a esa operación para permitir la creación de gigantes en la UE que puedan competir con los de otras potencias exteriores.

La ministra española insistió en que de lo que se trata es de favorecer la emergencia de gigantes "europeos" y no "franceses" o "francoalemanes".

"Hay que entender que Europa es más que eso, y sería importante que se empiece a integrar si se quiere reforzar la cooperación intraeuropea en los próximos años".

Calviño afirmó que "la política de competencia (de la UE) ha servido bien para evitar los conflictos contra la competencia en el interior de Europa", pero también hay que darse cuenta de que otras economías emergentes se han convertido en "competidores estratégicos" y allí el papel económico del Estado es diferente.

Por eso, admitió que "hay que revisar esa política de la competencia, pero sin perder" lo que aporta en términos de eficacia para la innovación y de protección del consumidor.

Más allá de esta cuestión de la competencia, la titular española de Economía se mostró convencida de que los europeos "podemos y debemos tener un papel" en el nuevo escenario internacional, en primer lugar para hacer valer sus valores de libertad, de seguridad y de justicia.

A su parecer "lo más importante es poder hablar con una sola voz" porque eso es "lo que marca la diferencia". Lo ilustró con las negociaciones comerciales, donde como la CE se pronuncia por todos los países miembros "es ahí donde tenemos fuerza".

A ese respecto, y tras recordar que la UE es "la primera potencia comercial mundial", contó que el acuerdo concluido a finales de junio entre ésta y Mercosur sirve para mostrar a Estados Unidos y a otros países con tentaciones proteccionistas que "hay otro camino" y que se puede mantener una vía multilateral.

Calviño repitió que los 27 tienen que trabajar juntos para afrontar los grandes retos que tienen planteados.

"Si los líderes nacionales siguen diciendo que lo que va bien es gracias a ellos y lo que va mal es a causa de Europa -advirtió-, no vamos a poder avanzar con la imagen que los ciudadanos tienen de la construcción europea".

La ministra española apostó, para reforzar el papel internacional de la UE, por profundizar la Unión Económica y Monetaria, continuar con la unión bancaria y también por crear un "activo de seguridad" para la política monetaria que sería equivalente a la deuda pública de Estados Unidos.