BOLETINES
TV

De Guindos advierte de que la rentabilidad de los bancos puede empeorar

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos / EFE El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos / EFE

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, expuso este martes que las perspectivas de rentabilidad de los bancos en la zona euro podrían verse mermadas por el deterioro de las expectativas de crecimiento.

De Guindos abrió la reunión Anual de la Asociación de Banca Italiana sobre "Supervisión, Riesgos y Rentabilidad 2019" y aseguró que, aunque "la resistencia del sector bancario de la zona del euro ha seguido mejorando en los últimos años, apoyada por una expansión económica sostenida", también ha reaparecido la preocupación sobre la rentabilidad, ya que se prevé que "el crecimiento económico se desacelerará en 2019".

Explicó en su ponencia que "varios bancos siguen teniendo valoraciones de mercado deprimidas, con una relación precio-valor muy por debajo de su valor objetivo".

Ante ello, explicó que la baja rentabilidad "es una preocupación desde la perspectiva de la estabilidad financiera" porque "hace que sea más difícil para ellos acumular reservas contra imprevistos y limita su capacidad para financiar el crecimiento de los préstamos".

Al mismo tiempo, "los bancos con débiles perspectivas de rentabilidad y bajas valoraciones del mercado podrían encontrar muy costoso, o incluso prohibitivo, obtener capital de las fuentes del mercado si fuera necesario", añadió.

De Guindos ofreció algunas soluciones para que los que los bancos regresen a una rentabilidad sostenible y entre ellas propuso las tradicionales como "la reducción de personal y el cierre de sucursales, hasta la adopción de nuevas tecnologías de ahorro de costos destinadas a digitalizar los servicios de intermediación financiera".

Pero además indicó la necesidad de que los bancos mejoren "sus capacidades de generación de ingresos" y para ello propuso "mejorar las tarifas y las actividades basadas en comisiones".

"La consolidación puede reforzar aún más la eficiencia a través de sinergias de reducción de costos" y la evidencia sugiere "que las fusiones y adquisiciones nacionales tienden a centrarse en lograr sinergias de costos, mientras que las transfronterizas parecen estar impulsadas más por las oportunidades de expansión", añadió.

Apuntó que "la consolidación doméstica es crucial" y que "la consolidación entre países es un complemento indispensable para las fusiones y adquisiciones nacionales".

"Todavía hay algunos obstáculos importantes que nos impiden aprovechar todos los beneficios de la consolidación transfronteriza", indicó.

"Con el fin de facilitar fusiones y adquisiciones más amplias dentro del sector bancario de la zona del euro, debemos avanzar más hacia la finalización de la unión bancaria y la unión de los mercados de capital, y superar los obstáculos regulatorios y de supervisión existentes", subrayó.