No es absentismo, es enfermedad

  • Escrito por UGT
  • Publicado en Economía
MADRID, 14/06/2019.- La secretaria de Salud Laboral de UGT, Ana García de la Torre, hace declaraciones sobre el síndrome del trabajador quemado, este viernes en la sede del sindicato en Madrid. EFE/ Kiko Huesca MADRID, 14/06/2019.- La secretaria de Salud Laboral de UGT, Ana García de la Torre, hace declaraciones sobre el síndrome del trabajador quemado, este viernes en la sede del sindicato en Madrid. EFE/ Kiko Huesca

La multinacional Adecco ha presentado un nuevo informe sobre absentismo laboral que parte de un concepto falso y torticero. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define absentismo como “la no asistencia al trabajo por parte de un empleado del que se pensaba que iba a asistir, quedando excluidos los periodos vacacionales y las huelgas, y el absentismo laboral de causa medica como el periodo de baja laboral atribuible a una incapacidad del individuo”. Para Adecco absentismo es la ausencia derivada de la incapacidad temporal por enfermedad o accidente, junto con otras causas de no asistencia, como vacaciones o bajas por maternidad, etc.

Las propuestas apuntan… al dinero

Adecco propone para conseguir una reforma legal que entregue a las Mutuas colaboradoras con la Seguridad Social, (contratadas por las empresas) la gestión de los procesos de Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes (ITCC) que se gestionan desde la Sanidad Pública.

Para UGT las afirmaciones de este informe son inaceptables, ya que criminaliza a los trabajadores y trabajadoras, así como a los facultativos de los servicios públicos de salud, que determinan con criterios sanitarios las ITCC.

Pero, además:

- Aprovecha la situación para consolidar a un modelo de gestión de Mutuas en el que su patrimonio y el de los recursos de la Seguridad Social se utilizaba libremente para finalidades que, como mínimo, podríamos calificar como no adecuadas.

- Si las Mutuas no son un modelo ejemplar de gestión de las IT por contingencia profesional como lo van a ser para las contingencias comunes. Es evidente el grave trasvase de patologías que tienen un origen laboral y que están siendo desviadas al Sistema Público de Salud. Los trabajadores que deben recurrir a los tribunales para que después de un largo proceso les sean reconocidas como profesionales. Mientras tanto, el tratamiento de estas enfermedades de origen profesional es costeado con el dinero de todos los contribuyentes en lugar de por las Mutuas.