SUSCRÍBETE

El 95% de las viviendas turísticas registradas en Madrid se verán limitadas

El Plan Especial de Hospedaje (PEH) del Ayuntamiento de Madrid, dictaminado favorablemente este miércoles, afectará al 95 % de las viviendas de uso turístico registradas como tal en la capital, a las que se les exigirá un acceso independiente y que obtengan licencia de hospedaje si operan más de 90 días al año.

Así lo ha detallado el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible de Madrid, José Manuel Calvo, al término de la comisión municipal que con los votos de Ahora Madrid y el PSOE y el rechazo de PP y Cs ha dado su visto bueno a esta normativa, que debe ser ratificada en el pleno municipal de la próxima semana.

Hasta enero de 2018 ninguna de estas viviendas tenía la obligación de solicitar licencia de actividad, pero desde entonces deben hacerlo de forma obligada y el Consistorio madrileño fija ahora los requisitos urbanísticos para obtener este permiso, que conlleva un cambio de uso, de residencial a terciario.

"Sí, es un plan que tiene una clara vocación de limitar y restringir la implantación de viviendas de uso turístico por los problema que genera, de convivencia, de problemas en el edificio, de protestas vecinales y también de incompatibilidad de una actividad que es terciaria, que es el uso hospedaje, con la actividad residencial", ha explicado el delegado.

Calvo ha señalado que se establecen las mismas condiciones para hoteles, hostales o apartamentos turísticos y a su vez se ha sido lo "más estricto posible" para fijar las mismas normas de implantación que la que tiene cualquier actividad terciaria como un comercio, un bar o una clínica dental, ha explicado.

En el caso de los hostales que ya cuenten con licencia de actividad y que no tengan ese acceso independiente no se verán afectados y "sólo les afectaría en el momento en el que tengan que renovar su licencia o hacer una obra de renovación integral", ha explicado Calvo.

Este Plan Especial de Hospedaje entrará en vigor tras su aprobación en pleno, aunque las restricciones no afectan a toda la ciudad, sino únicamente a los barrios de la almendra central, distribuidos en tres anillos concéntricos, con diferentes limitaciones en función de la saturación turística de cada zona.

El primer anillo coincide con los límites del distrito de Centro, el anillo número 2 comprende el distrito de Chamberí completo y parte de los distritos de Chamartín, Salamanca, Retiro, Arganzuela y Moncloa-Aravaca, mientras que el tercero se expande a barrios de los anteriores distritos, a los que se suman otros barrios de Tetuán, Usera, Carabanchel y Latina.

Las mayores restricciones de dan en el primer y el segundo anillo, donde es obligado el acceso independiente y el cambio de uso en edificios completos requiere de un plan especial que estudie el impacto en el entorno tanto en la Junta de Gobierno como del Pleno, un requisito que no es necesario si el edificio ya tiene uso terciario.

Banner 468 x 60 px