Los 16 mayores ayuntamientos reducirán casi un 40% su superávit

Los 16 grandes ayuntamientos, mayores de 250.000 habitantes, prevén reducir en 2017 su superávit agregado en casi un 40 %, según las estimaciones recogidas en un informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).

Recuerda que en 2016, mientras el conjunto de las corporaciones locales incrementó su superávit en casi un 40 % respecto de 2015, estas grandes entidades redujeron su superávit agregado en torno a un 1 %, lo que supuso que el resto aumentó su capacidad de financiación en más de un 60 %.

En 2017, esta tendencia se consolida, ya que si bien todos los datos disponibles muestran una probable inclinación al alza del superávit para fin de año por el subsector, en las previsiones de cierre comunicadas a la AIReF por estos grandes ayuntamientos, éstos prevén cerrar el año con una reducción adicional de su superávit agregado del 40 %.

La evolución financiera de los grandes ayuntamientos es diversa.

Así, en términos absolutos, Bilbao pasa de un superávit de 11 millones en 2016 a un déficit previsto de 29 millones en 2017.

Madrid, que terminó el año pasado con un superávit de 1.115 millones de euros, prevé terminar 2017 con 622 millones, un 44 por ciento menos entre ambos períodos.

En términos porcentuales destacan las reducciones del superávit previstas por el ayuntamiento de Córdoba, cuyo descenso estimado alcanza el 79,6 %; Barcelona que prevé un 77,15 % menos de superávit, y Valladolid que espera registrar un descenso del 71,5 % en su superávit.

La AIReF destaca el comportamiento de los ayuntamientos de Málaga y Sevilla. En la capital andaluza las previsiones apuntan a un cierre de 2017 con 86 millones de euros de superávit frente a los 59 millones registrados en 2016, lo que implica un incremento del 45,1 %.

Málaga espera incrementar el superávit en 2017 hasta los 93 millones de euros, frente a los 69 registrados en 2016.

Para la AIReF, estos datos quedan matizados si se tiene en cuenta el tamaño del presupuesto local, ya que en términos porcentuales sobre los ingresos no financieros, el déficit de las 16 grandes corporaciones queda en el 7,7 %, cinco puntos por debajo del nivel alcanzado en 2016.