González: "La irrupción de nuevos competidores es una gran oportunidad"

BILBAO (ESPAÑA), 16/03/2018.-El presidente de BBVA, Francisco González, durante su exposición en la Junta de Accionistas, en la que aprobará el nombramiento del ex gobernador del Banco de España Jaime Caruana como consejero independiente, además del reparto de un dividendo complementario en efectivo de 0,15 euros brutos por acción que pagará en abril. EFE/LUIS TEJIDO BILBAO (ESPAÑA), 16/03/2018.-El presidente de BBVA, Francisco González, durante su exposición en la Junta de Accionistas, en la que aprobará el nombramiento del ex gobernador del Banco de España Jaime Caruana como consejero independiente, además del reparto de un dividendo complementario en efectivo de 0,15 euros brutos por acción que pagará en abril. EFE/LUIS TEJIDO

El presidente de BBVA, Francisco González, cree que la irrupción de nuevos competidores hasta ahora ajenos al mundo financiero es "una gran oportunidad" para el sector y no una amenaza, como consideran muchos, aunque reconoce que la competencia será "durísima".

En su opinión, la inmensa mayoría de los bancos actuales desaparecerán, y las entidades que sobrevivan tendrán que competir con algunas "fintech" y los grandes de la red, ha vaticinado durante su discurso en la junta de accionistas que se celebra en Madrid.

Aún así, en la recta final de su mandato, ya que tiene previsto ceder el testigo antes de octubre de 2019, el banquero está convencido de que BBVA será uno de los supervivientes y augura "un futuro brillante" para la entidad.

"Tenemos el mejor proyecto y el mejor equipo de la industria", ha asegurado antes de afirmar que "nunca había visto al grupo tan fuerte y tan comprometido" con su transformación digital y "tan decidido" a seguir impulsándola.

Tras enumerar varios hitos logrados desde 2007, ha puesto como ejemplo que este año más de la mitad de los clientes del banco serán digitales y en 2019 más del 50 % operarán exclusivamente a través de sus teléfonos móviles.

Pero este también puede ser un periodo problemático en distintos frentes, como la protección de los datos de los clientes, la preservación de un terreno de juego equilibrado para que no haya una competencia desigual con algunos gigantes del sector y la necesidad de preservar la estabilidad financiera y prevenir el riesgo de problemas sistémicos.

Por todo ello, González ha urgido a los gobiernos a que haya una nueva institución global que pueda crear una arquitectura legal 2.0 y garantice el equilibrio entre los intereses de los consumidores, la competencia, el riesgo sistémico, la estabilidad y el apoyo de a innovación".

Y en un escenario en el que las normas van por detrás de la innovación "cobran especial relevancia los principios", ha dicho González, que ha puesto como ejemplo al BBVA, que ha salido de la crisis "con una enorme reputación".

En el plano macroeconómico, recomendó al Gobierno que se ponga a trabajar "con responsabilidad y valentía" pensando en el futuro de todos, ya que llevamos "demasiado tiempo" ocupados en cuestiones de "ámbito local", y estamos posponiendo cuestiones clave para el futuro.

Por eso, pidió a las distintas fuerzas políticas y sociales que alcancen un consenso amplio para completar las reformas que sitúen en España como un país cambiante, complejo y cada vez más competitivo, que ofrece oportunidades de crecimiento y bienestar "al alcance de todos".

También se refirió a los resultados obtenidos por la entidad en 2017, cuando ganó 3.519 millones, casi un 20 % más, lo que les permite mantener unos dividendos que a partir de ahora se pagarán íntegramente en efectivo, dos veces al año (octubre y abril).

Asimismo, anunció el pago en abril de un abono complementario de 15 céntimos por acción en efectivo con cargo a 2017, lo que elevará la suma total de ese año a 37 céntimos por título, 26 en efectivo, lo que supone un "pay out" líquido del 38 %.

Por su parte, el consejero delegado del grupo, Carlos Torres, destacó en su intervención que la entidad ha acelerado su transformación y ha logrado "grandes avances" en la digitalización del negocio, que han tenido un gran impacto en las ventas y también en la satisfacción y en la fidelidad de los clientes.

El banco, ha explicado, ha pasado de ser un proveedor de infraestructuras en torno al dinero a tener un impacto positivo en la vida de las personas y las empresas, "ayudándolas a cumplir sus objetivos vitales y a mejorar sus decisiones de negocio".