Quantcast
ÚNETE

Los gobiernos central y vasco acuerdan un déficit del 2,6% para Euskadi

Los gobiernos central y vasco han acordado un objetivo de déficit del 2,6 % del PIB para Euskadi este año después de hacer una valoración del impacto de la disminución de los ingresos por impuestos a consecuencia de la caída de la actividad económica por la pandemia de la covid-19.

El Ejecutivo de Vitoria ha dado a conocer este viernes que tras varias semanas de "intensa negociación" entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el consejero de Hacienda y Economía vasco en funciones, Pedro Azpiazu, se ha llegado a este acuerdo que deberá ser ratificado por la Comisión Mixta de Concierto Económico que se celebrará en la primera quincena de septiembre.

El establecimiento de una fecha para la celebración de este foro bilateral era la condición que puso el lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, para asistir este viernes a la Conferencia de Presidentes en San Millán de la Cogolla (La Rioja).

En el acuerdo se ha estipulado que en caso de producirse un cambio significativo en las previsiones macroeconómicas que no sea atribuible a decisiones "discrecionales" de la Comunidad Autónoma del País Vasco, podrán acordarse en la Comisión Mixta del Concierto Económico, nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria.

Hace una semana, el Gobierno Vasco dio a conocer que prevé que este año la caída de la recaudación fiscal de las tres diputaciones vascas sea de un 18 %, lo que se traduciría en un impacto de 2.000 millones de euros menos que las instituciones forales, competentes en materia fiscal, aportarían al Gobierno Vasco, que para este año cuenta con un presupuesto de 11.775 millones de euros.

Fuentes del Departamento de Hacienda y Economía del Ejecutivo de Vitoria han precisado a Efe que ese aumento del déficit del 2,6 % supone que Euskadi podría lograr unos 1.700 millones de euros en los mercados de deuda. Junto al objetivo de déficit, que antes de este acuerdo era de cero, las dos administraciones han pactado que el nivel de deuda para este ejercicio sea del 15,9 %.

En diciembre del año pasado Euskadi la había reducido al 12,6 % del PIB, con lo que cumplía el objetivo de la ley de estabilidad. Otra de las cuestiones fundamentales del acuerdo alcanzado, según ha explicado el Gobierno Vasco, es la garantía de que las diputaciones forales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa serán compensadas en la fórmula que se acuerde en la citada Comisión Mixta del Concierto, en caso de que su reducción de ingresos sea superior al remanente o superávit del que dispongan.

Este acuerdo ha posibilitado que el lehendakari asista finalmente a la Conferencia de Presidentes con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, la primera reunión presencial de los mandatarios desde que estalló la pandemia del coronavirus convocada para analizar los efectos económicos y sociales de la crisis sanitaria y los recursos necesarios para paliarlos.

En esa cita se hablará también del fondo de recuperación europeo de 750.000 millones de euros, de los que 140.000 corresponderán a España.

Sánchez pidió por carta a Urkullu, y al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que no asiste al encuentro, que acudieran a la cita y le rogó al lehendakari que, aunque entendía su demanda de convocatoria de la Comisión Mixta, comprendiese las "circunstancias que ha sufrido" el país en los últimos meses" y le aseguraba, en cualquier caso, su compromiso de convocar dicho órgano bilateral.

Días antes, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, advirtió a Sánchez de que su grupo no se sentaría a negociar con el PSOE los próximos presupuestos si el ejecutivo no convocaba la Comisión Mixta. EFE.