Quantcast
ÚNETE

Los bares podrán servir en barra hasta medianoche y cerrarán a las dos

Los bares podrán servir en barra hasta medianoche y cerrarán a las dos / EFE. Los bares podrán servir en barra hasta medianoche y cerrarán a las dos / EFE.

Bares, restaurantes y locales de ocio nocturno de toda Asturias deberán cerrar sus puertas a las dos de la madrugada, no podrán recibir más clientes desde la 1:30 horas y tendrán que dejar de servir en barra a partir de la medianoche, según el acuerdo adoptado hoy por el Consejo de Gobierno del Principado.

Aunque ayer se había informado de que ningún establecimiento podría servir en la barra y que sólo podrían hacerlo en mesa, con la distancia de seguridad adecuada, el presidente del Principado, Adrián Barbón, ha aclarado este miércoles en rueda de prensa, que dicha limitación sólo se producirá a partir de las doce del medianoche.

Son medidas proporcionadas para contener la expansión del virus y evitar que haya que tomar en el futuro otras más drásticas, ha señalado el presidente asturiano, que ha anunciado que también están barajando -está de momento en manos de los servicios jurídicos- la posibilidad de establecer un registro de viajeros procedentes de zonas con una alta incidencia de la COVID-19, tal y como ha hecho Galicia a partir de hoy.

El Ejecutivo también ha recomendado a los establecimientos hosteleros asturianos que empiecen a tomar los datos de sus clientes - nombre y apellidos, fecha y hora de entrada y salida- y que guarden el registro durante un mes con el fin de facilitar un rápido rastreo en el caso de que se produzca un brote en alguno de ellos.

Asturias tenía registrados hasta ayer 41 casos activos y sólo dos brotes activos -uno en una cervecería de Oviedo con seis infectados, y otro provocado por un viaje de doce estudiantes a Málaga, con cuatro positivos-, y mantenía bajo vigilancia a más de 120 contactos estrechos.

Con las nuevas restricciones, que serán publicadas hoy mismo en el Boletín Oficial del Principado, se pretende evitar nuevos brotes como consecuencia dela relajación en las medidas de seguridad durante el ocio nocturno, especialmente.

Según el presidente del Principado, Adrián Barbón, hay que evitar llegar tarde en la adopción de medidas que permitan controlar la pandemia, aunque sean polémicas, y evitar que haya que ir a una cierre total de bares y restaurantes dentro de 20 o 25 días porque la situación está descontrolada.

La anticipación y contundencia con la que el Gobierno del Principado ha adoptado una serie de medidas, como el uso obligatorio de la mascarilla hace 15 días o la prohibición de los botellones, la semana pasada, han permitido, según Barbón, que en Asturias los nuevos casos estén más contenidos.

La treintena de casos detectados desde el fin del confinamiento hacen de Asturias la CCAA con una menor tasa de contagios por cada cien mil habitantes, pero a pesar de estos datos y de reconocer que en el Principado las cosas se han hecho bien, Barbón ha incidido en que no hay que bajar la guardia y, que los ciudadanos deben responsabilizarse de la situación, especialmente los jóvenes, para evitar ser fuente de contagio entre los más mayores.

"Claridad, transparencia y anticipación" son los criterios que, según Barbón, sigue su Gobierno en la gestión de una pandemia y que han permitido actuar con rapidez y contundencia en el brote de la cervecería Urbans, en Oviedo, en la que se han detectado seis positivos entre los más de 700 PCR realizados entre los clientes, pruebas que se repetirán a muchos de ellos en los próximos días para más seguridad.

Aunque algunos consideran que en Asturias son exageradas las medidas que se adoptan dado el nivel de casos positivos que presenta, Barbón ha incidido en que la alternativa no es esperar, sino anticiparse para evitar una segunda ola de contagios.

"Mejor tomar medidas ahora que no vernos dentro de un mes con un cierre total de la hostelería. Eso sí que sería un drama", ha precisado. EFE.