Quantcast
ÚNETE

Las empresas entran en pérdidas por primera vez desde 2002 por el Covid

Las empresas entran en pérdidas por primera vez desde 2002 por el coronavirus. EPA/Oliver Berg Las empresas entran en pérdidas por primera vez desde 2002 por el coronavirus. EPA/Oliver Berg

La paralización de la actividad para hacer frente a la pandemia de coronavirus ha provocado que el resultado neto de las empresas no financieras fuera negativo en el primer trimestre del año, algo que no ocurría desde 2002, según los datos de la Central de Balances del Banco de España.

El organismo explica que las medidas de contención introducidas en el contexto de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 tuvieron un fuerte impacto negativo sobre la actividad de las empresas.

Se produjo una fuerte contracción de los excedentes ordinarios y de los niveles de rentabilidad, llevando incluso a que el resultado neto final presentara un valor agregado negativo, lo que no sucedía en la Central de Balances desde 2002, añade el Banco de España.

Asimismo, hubo un descenso del valor añadido bruto (VAB) de las compañías de casi un 15 % en términos nominales, que contrasta con el aumento del 4,4 % registrado en el primer trimestre de 2019.

Este retroceso fue generalizado por sectores, con la única excepción de la industria de la alimentación, bebidas y tabaco, que mantuvo tasas de crecimiento positivas.

De este modo, una elevada proporción de compañías registraron déficits de explotación, lo que, junto con las inversiones en activos fijos y las amortizaciones de deuda, hizo que en el primer trimestre más de la mitad de las empresas presentasen necesidades de liquidez que llegaron a representar un 109 % de su valor.

La paralización de la actividad llevó también a reducir los gastos de personal aunque de forma muy leve (un 0,3 %), como consecuencia de la desaceleración de las remuneraciones medias y de la caída del empleo, que descendió un 0,5 % en media del primer trimestre.

También cayeron significativamente (un 36,5 %) los ingresos financieros, por el fuerte retroceso de los dividendos recibidos, que se redujeron un 44,3 %; los gastos financieros se redujeron un 17,5 % por el descenso de los costes de financiación.

La cifra de negocios se redujo casi un 12,5 %, afectando tanto a las ventas realizadas en España como, en menor medida, a las exportaciones, que ganaron algo de peso, en particular las destinadas fuera de la UE.

En cuanto a las compras, disminuyeron un 15,4 %, apreciándose una evolución similar tanto en las importaciones como en las compras nacionales, si bien en estas últimas el descenso fue algo menos acusado, pasando de suponer un 72,4 % respecto al total de las adquisiciones a representar un 72,9 % en el primer trimestre de 2020.

Las ventas de las grandes empresas se hunden un 23,3 % en mayo 

Las ventas de las grandes empresas se hundieron un 23,3 % en mayo en comparación con el mismo mes de 2019 y acumulan una caída media del 13,7 % en los cinco primeros meses del año debido al impacto de la paralización de la actividad ligada al estado de alarma.

La estadística de Ventas, empleo y salarios en las grandes empresas publicada este jueves por la Agencia Tributaria apunta que la facturación de las grandes empresas, deflactada y corregida de las variaciones estacionales y de calendario, encadena cuatro meses consecutivos a la baja.

Tras la ligera caída de febrero (0,2 %), el estado de alarma llevó a importantes desplomes en marzo (12,4 %), abril (32,5 %) y mayo (23,3 %). En mayo, las ventas interiores bajaron un 22,4 % con caídas en todos los epígrafes -capital (27,5 %), bienes de consumo (21,8 %) e intermedios (21,7 %)- mientras que las exportaciones descendieron un 26,2 % y las importaciones, un 24,1 %.

Por lo que respecta al empleo, el número de perceptores de rendimientos de trabajo -un indicador fiscal que se aproxima al empleo asalariado- cayó un 13,1 % en mayo, lo que sitúa su descenso medio en los cinco primeros meses del año en el 4,7 %.

También las retribuciones evolucionaron a la baja, con una caída del rendimiento bruto medio del 1,4 %, la tercera bajada consecutiva tras las de marzo (1,4 %) y abril (1,6 %).

Fusiones y adquisiciones cayeron un 38 % en España hasta junio según KPMG 

Las fusiones y adquisiciones cayeron un 38 % en España en el primer semestre debido a la caída de la actividad por el COVID-19, por encima de la media europea del 28 %, según los datos facilitados este jueves por KPMG, que prevé una cierta recuperación de las transacciones en lo que resta de año.

En total, entre enero y junio se cerraron 382 operaciones por un importe de 31.730 millones de dólares, cerca de 28.000 millones de euros. El socio de Corporate Finance de KPMG en España Eloy Serrano destaca no obstante que el nivel de múltiplos medios pagados en operaciones subió respecto al mismo semestre de 2019.

A la dificultad que ha supuesto el confinamiento para realizar "due diligence" o valoración de activos y cerrar operaciones, señala Serrano, se añade la falta de visibilidad en la estimación de los beneficios en los próximos años, especialmente en los sectores más afectados como el comercio minorista, la restauración, el ocio y el hotelero.

En la segunda mitad de año, KPMG espera una recuperación parcial del nivel de transacciones ligado a procesos de venta paralizados y que se están reanudando ahora, y al alto nivel de liquidez de fondos de capital riesgo.

No obstante, puntualiza Eloy Serrano, la previsible falta de financiación bancaria para adquisiciones y las divergencias de valoraciones en el nuevo entorno pueden retrasar los procesos y limitar el interés a los activos de mayor calidad y cuyas perspectivas de generación de caja se mantienen o han mejorado con el COVID-19.

De ahí que en 2021 el nivel de actividad se pueda resentir, no sólo por el parón del primer semestre sino también por el menor interés en ciertos sectores de actividad. El descenso en el volumen de operaciones no es exclusivo de España, señala KPMG en una nota, ya que a nivel global se ha registrado una caída de un 41 %, el mayor descenso desde el primer semestre del año 2013.

Sólo en el segundo trimestre del año se ha producido una caída de un 25 % en el volumen de fusiones y adquisiciones respecto a los tres primeros meses del año; en cuanto al número de operaciones completadas en el mundo, el retroceso ha sido menor, de tan sólo un 11 %.

Desglosados los datos por países, Estados Unidos registró un descenso del 69 %, en tanto que en Europa hubo un repunte del 37 %, si bien en número de operaciones anunciadas se produjo una caída del 28 %.

En la zona de Asia-Pacífico el volumen de fusiones y adquisiciones se redujo un 8 % a su nivel más bajo en siete años, aunque en Japón hubo un incremento del 3 %. EFE.