Quantcast
ÚNETE

El plan rechazado por vendedores: Rastro en tres zonas y 1 de cada 4 puestos

Un Rastro de Madrid sin callejuelas, dividido en tres zonas acordonadas que volverían en tres fases con solo uno de cada cuatro puestos; ésta es la propuesta enviada por el Ayuntamiento de Madrid a los comerciantes ambulantes de la capital, que consideran que este plan supone el desmantelamiento del histórico mercadillo.

Como regla general solo habría puestos en calles de como mínimo 10 metros de ancho y cada área estaría vallada con zonas de entrada y salida donde se colocarían controles de aforo, una propuesta que borra del mapa las pequeñas calles del Rastro y también su epicentro, la plaza de Cascorro.

Según el plan remitido por el Consistorio madrileño el pasado 26 de junio, al que ha tenido acceso Efe, en una primera fase solo habría Rastro en Ribera de Curtidores, entre Cascorro y la Ronda de Toledo, con puestos únicamente en lateral de la calle salvo el último tramo, donde se encuentran los establecimientos comerciales que también sacan tenderete los domingos.

Con esta propuesta el número de puestos es de entorno a 145, lo que supone un 12 % de todos los que cuentan con licencia, según la asociación El Rastro Punto Es. En una segunda etapa se sumaría la Plaza de Vara del Rey, con alrededor de 70 puestos y en el siguiente paso el tercer escenario sería la Plaza del Campillo del Mundo Nuevo con 50 puestos.

En total alrededor de 265 puestos de venta, una cuarta parte de los que tienen permiso. Estos puestos tendrían dos metros de ancho, una separación de 1,5 metros con el siguiente y también tendrán ese espacio por delante y por detrás.

“Cada Fase funcionaría autónomamente empezando por la primera, a la que se sumarían la segunda y tercera, llegando a funcionar todas simultáneamente. Una vez que el funcionamiento sea el correcto, se irán habilitando progresivamente otras zonas, hasta la completa reapertura”, señala el Consistorio de la capital en el escrito- Este documento mantiene el 12 de julio como fecha posible de reapertura si se cumplen todos los requisitos y advierte: “No podemos permitirnos que se produzca un foco de contagio en el Rastro, ya que eso sería fatal, no solo para el propio mercado en sí, sino para Madrid, en general”.

Los comerciantes no aceptan esta propuesta y tras cuatro meses sin poder desempeñar su actividad protestarán mañana, domingo, en la Plaza de Cascorro. Además, han recogido más de 6.000 firmas a través de la plataforma Change.org.

En un comunicado, la asociación El Rastro Punto Es afea las tres zonas que califica de "guetos" y denuncia “discriminación”, respecto a los centros comerciales, que desde este lunes tendrán un aforo del 75 %, pese a que son un espacio cerrado, y también respecto a los comerciantes que sí cuentan con un establecimiento fijo en el trazado del Rastro.

Los comerciantes afean que por escrito no les hayan dicho cómo se elegiría qué puestos podrán desplegarse y aseguran que en una reunión les dijeron que se haría por sorteo. Además, critican que pese a tener posibilidad de ampliar el espacio para dispersar más los puestos el Ayuntamiento opta por lo contrario, recortar el espacio.

El Consistorio justifica la propuesta en las dificultades de perimetrar la zona, y los comerciantes consideran que es cuestión de voluntad política. Su propuesta es colocar el 50 % de los puestos cada domingo, alternando a los dueños que abren cada semana, para que todos puedan trabajar dos veces al mes.

El Consistorio está valorando la iniciativa presentada por los comerciantes y la próxima semana habrá un nuevo encuentro. EFE.