Quantcast
ÚNETE

El presidente de Hostelería de España prevé 40.000 cierres en los próximos meses

El presidente de Hostelería de España prevé 40.000 cierres en los próximos meses / EFE. El presidente de Hostelería de España prevé 40.000 cierres en los próximos meses / EFE.

El presidente de Hostelería de España, la organización empresarial del sector hostelero, José Luis Yzuel, ha explicado que diferentes estudios que han realizado pronostican el cierre de al menos 40.000 locales en España y que el sector no recuperará la facturación de 2019 al menos hasta 2022.

Yzuel ha hecho estas afirmaciones durante un encuentro digital organizado por la Universidad Internacional de La Rioja y la Federación de Empresas de La Rioja, en el que ha participado también el presidente de "Saborea España", Adolfo Muñoz El presidente de los hosteleros de España ha recordado que el sector está formado por unas 315.000 empresas, con 1,5 millones de trabajadores, de los que unos 300.000 son autónomos.

Según sus estudios "como mínimo" en los próximos meses van a cerrar 40.000 establecimientos y se van a perder entre 200.000 y 400.000 empleos, con lo que "muchas familias van a sufrir".

"Sin la presencia de la hostelería muchas zonas de España serían desiertos", ha incidido y ha defendido que antes de la pandemia había en España "una gran apuesta del sector por la calidad" y "esperamos que luego nos dejen seguir mejorando".

Ha lamentado que la hostelería haya vivido en España "una situación anacrónica" con un cierre total "como en la Edad Media cuando llegaba la peste a las ciudades" mientras que "otros países han adaptado otras medidas" y "aquí hemos hecho reivindicaciones y muchas no se han atendido", ha afirmado Yzuel.

"Es cierto que el Gobierno tenía que tomar decisiones, pero en el caso de la hostelería simplemente ha elegido el camino de no equivocarse, y eso ha generado más incertidumbre", ha acusado.

Respecto a la situación actual de la hostelería española ha afirmado que "muchos locales han abierto con más corazón de que cabeza" ya que "se ha hecho a pérdidas y con facturaciones que llegan al 50 por ciento del año pasado a estas alturas".

La apertura de terrazas "es una espuma y un complemento" para el sector, porque "funcionan, pero no son la actividad principal", ha afirmado. También ha llamado la atención en cómo "hay cosas que desmontan nuestro modelo" como el teletrabajo "con el que muchos locales han perdido todo su trabajo de menú del día o de desayunos".

Yzuel ha reconocido que su sector "tiene la debilidad de que está formado en su mayoría por microempresas" y eso les dificulta, por ejemplo, acceder a financiación del ICO "y mucho más si han tenido la desgracia de dejar de pagar un recibo de autónomos o de un crédito" porque "en ese caso, están sentenciados", ha asumido.

"Ahora el objetivo es que los cierres sean los menos posibles, pero la realidad es que el futuro a corto plazo es complejo e, incluso, muchos locales que han abierto se plantean dejarlo".

No obstante, y con el horizonte de "normalizar la situación en 2022" ha incidido en que confía el sector "en la capacidad de adaptación que ya ha demostrado en otras ocasiones" y en que "se va a trabajar mucho para dar felicidad a los clientes".

Adolfo Muñoz, presidente de Saborea España, por su parte, ha incidido en el trabajo que ya se ha hecho en todo el país por promover la gastronomía, por crear rutas basadas en alimentos e iniciativas como el Día de la Tapa, que este año se va a retrasar hasta el 23 de julio.

Ha abogado por trabajar en este momento por "consolidar un marco de trabajo centrado en la gastronomía y el territorio español" y por un trabajo conjunto entre las escuelas de hostelería del país, para "aprovechar los productos de cada lugar y promover que comer y beber es cultura".

"Estamos en un momento de crear ilusión en los profesionales y en los productores", ha dicho el restaurador manchego que preside Saborea España y que ha defendido que en su sector "muchas cosas que ahora se imponen, ya se hacían" como "reservar por teléfono o internet, cobrar principalmente por tarjeta o llevar guantes y mascarillas".

Ha demandado a las administraciones "que confíen más en un sector de trabajadores, en el que nadie se ha hecho millonario y todo el mundo se ha adaptado a las situaciones por las que se ha pasado".

"Ahora la gastronomía española no puede pensar en retroceder, quizás haya que bajar un peldaño, pero eso no significa no seguir con calidad y trabajo", ha concluido Muñoz. EFE.