Quantcast
ÚNETE

Autoservicio y cartas virtuales, opciones para una restauración en pandemia

  • Escrito por Jose Oliva
  • Publicado en Economía
Autoservicio y cartas virtuales, opciones para una restauración en pandemia / EFE. Autoservicio y cartas virtuales, opciones para una restauración en pandemia / EFE.

Terrazas, comida para llevar, mamparas, autoservicio y cartas virtuales son algunas de las estrategias que algunos de los restaurantes ponen en marcha para poder restablecer el contacto con sus clientes en la fase 1, pensando ya en la siguiente, cuando podrán abrir el interior con aforo reducido.

En un país donde se comienza a socializar de buena mañana con un café humeante ante una barra o en una terraza, es difícil imaginar las ciudades sin bares y restaurantes, pero la fase 1 de la desescalada del confinamiento ha devuelto en la mayor parte del territorio catalán a los clientes a los bares que por la disposición de una terraza han podido reabrir al público.

A las medidas habituales de prevención, como la distancia entre mesas y las mascarillas cuando no se está ingiriendo alimentos o bebidas, se sumaron rápidamente "inventos del TBO" como mamparas de plástico o vidrio para separar mesas cuando la desescalada permita la actividad en el interior de los establecimientos.

Esas mamparas nacen como solución desesperada para mantener el negocio, aunque no todos lo vean igual y quieran imaginar que más que unos clientes en un bar o un restaurante parecen visitas en una cárcel.

En la nueva realidad que se avecina, aceiteras y vinagreras serán las primeras sacrificadas, seguidas por las cartas de los menús, que podrán ser cantadas, como toda la vida, a viva voz por el camarero -naturalmente provisto de mascarilla por aquello de las partículas en suspensión-.

Más tecnológica se presenta la solución propuesta por CARTAres, que permiten al cliente consultar en su propio móvil los menús, la carta de vinos y de postres.

La pandemia llevará al cliente directamente al futuro imaginado por la ciencia ficción, ya que a través de un código QR que habrá en la mesa podrá descargar los platos de la carta en el móvil y además en múltiples idiomas y así se evitará la vetusta carta de papel que pasaba de mano en mano y que se habría tenido que desinfectar constantemente.

A pesar de la apertura parcial de locales, no faltan voces pesimistas sobre el futuro del sector, que son todavía más negativas cuando se habla de la alta gastronomía, que habitualmente se nutre de clientes extranjeros, esos que no podrán volver a España, al menos, hasta el próximo 1 de julio.

El chef del Mugaritz, Andoni Luis Aduriz, presidente en España de Euro-Toques, organización internacional que integra a más de 3.500 cocineros de 18 países, estima que el 20 por ciento de los establecimientos de hostelería seguramente desaparecerán después de la pandemia. Y lo más frustrante no es que cierren los de menor calidad, a veces los que desaparecen son los últimos que han llegado.

En esa misma línea, el director del Gremio de Restauración de Barcelona, Roger Pallarols, ha advertido que "si se hacen las cosas bien, aproximadamente un 25 % de los establecimientos de la ciudad desaparecerá en los próximos doce meses, pero si no se incide habrá el doble de cierres", en un sector atomizado de bares y restaurantes, dirigido por micro y pequeñas empresas.

En la fase 1 en la que se encuentra Barcelona son muchos los restaurantes con terraza abiertos, en la Barceloneta como 1881 per Sagardi, Can Fisher, Can Ramonet o Xiringuito Escribà, en el casco antiguo como Flax&Kale Tallers, Oaxaca, Ocaña Café, Pork; en el Eixample Chez cocó, Masala 73 o Miss Sushi Aribau; o en el barrio de Gràcia Casa Varela, Nomo o El Deliciós.

Otros restaurantes como el panasiático Boa-Bao se han desconfinado con un servicio de 'drive thru', por el cual el cliente llama 15 minutos antes o manda un whatsapp, se acerca sobre ruedas (bicicleta, moto o auto) al establecimiento y recoge su pedido, pudiendo escoger en una carta adaptada entre las treinta especialidades callejeras procedentes de ocho países asiáticos más demandadas.

Pensando ya en la fase 2, otro ejemplo de esta adaptación a la nueva normalidad se detecta en El Mordisco, primer restaurante en instalar un sistema pionero en el filtrado y la purificación del aire, creado por la empresa barcelonesa Urban Air Purifier, "capaz de eliminar cualquier partícula suspendida, incluida el SARS-CoV-2, debido a su capacidad de retención del 99,97% y de purificación de 2.000 metros cúbicos de aire cada hora", aseguran. EFE.