Quantcast
ÚNETE

El turismo deportivo fía su verano al viajero nacional

  • Escrito por Miguel Ángel Moreno
  • Publicado en Economía

España, potencia turística internacional, debe al senderismo y montañismo, los deportes náuticos o el golf la llegada de una novena parte de sus turistas internacionales, una temporada gravemente afectada por la pandemia de coronavirus, que lleva a sus empresarios a fiar el verano al deportista nacional.

Dentro del pulmón que es el turismo para la economía española, a la que aporta un 12,3% del Producto Interior Bruto (PIB) según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), el deporte es uno de los reclamos que hizo llegar a España en 2018 a unos 9,7 millones de turistas internacionales y fue motivo principal de al menos 3,5 millones de desplazamientos interiores.

Todos esos visitantes han visto quebrados sus planes vacacionales con la pandemia de coronavirus, que ha obligado al cierre durante dos meses a prácticamente todos los empresarios del sector y forzado a un replanteamiento para una temporada "atípica", en la que el turismo nacional será el principal asidero.

"Va a ser una temporada atípica, está claro que vamos a tener una afluencia más importante del turista nacional que del extranjero, aunque las últimas noticias de que haya apertura a partir de julio pueden ayudar a que se reciban más turistas, pero creo que vamos a ir poco a poco", explica a EFE el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Turismo Activo, Óscar Santos.

Aunque el Gobierno haya situado el 1 de julio como fecha de reapertura del turismo internacional, los empresarios creen que "no se moverá tanto como antes".

"Ni los españoles ni los extranjeros se moverán tanto, algo se recuperará, aunque creo que muchos turistas internacionales irán a Portugal, que tuvo menos casos", dice a EFE el presidente de la Asociación Española de Escuelas de Surf, David García.

Para los empresarios del golf, la apertura del 1 de julio va "tarde" respecto a otros países europeos como Francia y Alemania, aunque contar con una fecha ya marcada es "importantísimo".

"Estábamos pensando en el turismo interior, extranjeros vendrán pocos, pero si funciona bien el verano seremos capaces de recuperar la temporada de otoño", apunta a EFE la presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf, Claudia Hernández.

UN GOLPE "FUERTE" AL TURISMO ACTIVO

El senderismo y montañismo son las actividades deportivas que más realizan los turistas en España, tanto internacionales (el 26,8% hizo este tipo de actividades en 2018, 2,6 millones de personas), como de los viajes de residentes en España (fue la actividad elegida en el 65,4% de los viajes por deporte realizados en 2018).

Un sector que ha vivido "un golpe fuerte" por el confinamiento provocado por la emergencia sanitaria, en plena primavera, "cuando empieza la campaña", explica a EFE Óscar Santos, presidente de las empresas de turismo activo, que agrupan a iniciativas de todo tipo de turismo en la naturaleza.

Para algunas empresas, perder la primavera ha supuesto prácticamente renunciar a casi todo su negocio. "Hay empresas que trabajan mucho con el ámbito escolar, que de marzo a junio concentran casi el 100% de su actividad. En general, la afectación puede estar entre el 60 y el 70%", explica Santos.

El turismo activo vive la desescalada pendiente de cuando se permita circular entre provincias -algo que no está previsto hasta que se superen las cuatro fases- y confía en que su actividad al aire libre, en la que ya contaban con grupos reducidos, sea el acicate para recibir a un turismo nacional que ya ha comenzado a mostrar su interés por reservar alojamientos rurales.

"El turista ahora está empezando a planificar el verano, reservando alojamientos rurales que permitan tener más aislamiento. En los últimos años se han reservado experiencias y luego alojamientos, este año puede ser al contrario, primero el hospedaje y luego la actividad", pronostica Santos.

EL SURF REIVINDICA SU CONDICIÓN DE DEPORTE SIN CONTACTO

Casi 2 millones de turistas internacionales realizaron deportes náuticos en España en 2018. Para las escuelas de surf, el impacto esperado de la pandemia puede estar en el 50% de su actividad, contando con que el 25% de sus alumnos son extranjeros, con los que no creen que puedan contar.

A cambio, esperan recibir a más surfistas españoles que decidan cambiar sus periplos en busca de olas foráneas por las costas nacionales.

"Los que iban a Indonesia, California o Hawai a surfear, no les va a quedar más remedio que hacerlo en España o Portugal si les dejan salir. Pero es un porcentaje menor que los extranjeros y su poder adquisitivo es menor", advierte el presidente de la Asociación de Escuelas de Surf y director de la Escuela Cántabra, David García.

A su favor, asegura que las escuelas han adoptado "todos los protocolos habidos y por haber" para cumplir las distancias de seguridad en las playas, reclama que los usuarios busquen escuelas profesionales y considera que el turista "tiene ganas de estar al aire libre" tras estar meses encerrada en casa.

"En nuestro deporte no dependes de nadie, es individual y al aire libre. Creo que se recuperará mejor que otros sectores", añade.

LOS GOLFISTAS NACIONALES RESPONDEN, LOS EXTRANJEROS EN OTOÑO

Los empresarios de campos de golf españoles vivieron el confinamiento con incertidumbre, ya que una parada total era imposible para ellos. "Los campos de golf hay que mantenerlos, porque si no se pierden, son como los viveros", explica a EFE la presidenta de su asociación, Claudia Hernández, que tuvo que pelear para conseguir que les autorizaran el mantenimiento en Semana Santa.

El director del Centro Nacional de Golf, Juan Antonio Fernández, cifra el impacto de parón en un 20% de pérdidas sobre su facturación, que asegura "vive de la caja del día" y ha perdido dos meses y medio de su temporada alta, que va de marzo a junio.

Para el sector, que en 2018 recibió unos 1,2 millones de visitantes extranjeros, el verano es tiempo de golfista nacional y la primavera y el otoño de viajeros foráneos. "Esta primavera los campos nórdicos están haciendo la temporada de su vida, y son nuestros clientes, es una faena", añade Claudia Hernández.

No obstante, los golfistas españoles se están volcando y ya están acudiendo a los campos que van abriéndose durante la desescalada. "La respuesta nacional está siendo brutal, es un deporte que engancha. Aunque en España hay 270.000 federados, no sustituyen a millones de turistas", admite Hernández.

De esta manera, para el turismo internacional de golf la clave será el otoño. "Lo ideal sería que los clubes aguanten con los jugadores nacionales, que en verano se pueda jugar en los campos de las playas, y que en otoño seamos capaces de atraer turismo extranjero. Solo para sobrevivir", matiza la presidenta de la asociación de campos.

EL TURISMO EN BICICLETA COMIENZA A RECIBIR RESERVAS NACIONALES

Las empresas de turismo en bicicleta ya contaban con el nacional como su cliente habitual. "No tenemos que inventar nada", explica a EFE Luis Poch, de la empresa Bikefriendly, que organiza viajes basados en ciclismo y gestiona un sello de calidad para hoteles.

En su caso, la clave para adaptarse a la "nueva realidad" es centrarse en los destinos españoles y programar "vacaciones más cortas" para quienes tengan menos días disponibles por la pandemia.

"Hemos notado ya un cambio, de estar todo parado o con la gente cancelando a que en los últimos diez días han empezado a entrar peticiones de reservas y primeras confirmaciones", asegura Poch.

Coincide el director de ventas de Cyclingfriendly, Matías Ximelis, que ve "un punto de inflexión" en las últimas semanas conforme se van conociendo las fases de desescalada. "La gente después de vivir confinada una de las cosas que está esperando es a practicar actividades", explica el ejecutivo de esta empresa, también dedicada a rutas ciclistas y certificación de alojamientos.

"Recientemente un hotel de Asturias nos comentaba que está teniendo mucha demanda de gente que otros años iba a los Pirineos franceses, los Dolomitas italianos o Suiza, y que este año ha optado por consumir producto local", añade Ximelis.

En un sector que ha vivido la cancelación de todas las marchas cicloturistas, ser un deporte con distancias y al aire libre debe ser un acicate para ser elegido por los turistas nacionales, e incluso aspiran a que esta pandemia pueda suponer un espaldarazo para la bicicleta como medio de transporte urbano.

"En España la bicicleta estaba marginada como vehículo de transporte. Nosotros tenemos una división de movilidad y estamos trabajando mucho más fuerte, hay muchísimo interés. Ha tenido que llegar una pandemia para que la gente se conciencie", finaliza Matías Ximelis. EFE.