Quantcast
ÚNETE

SEG Automotive prepara un plan de reestructuración en la plantilla para 2021

La gerencia de SEG Automotive prepara un plan de reestructuración en la plantilla para 2021, motivado por una "falta de liquidez", que afectará a las plantas de producción de motores de arranque y alternadores para vehículos ubicadas en España, Alemania y Hungría.

Según han avanzado a Efe fuentes sindicales de SEG Automotive en Treto, esta reorganización a nivel europeo podría desembocar en "despidos", tanto directos como indirectos, pese a que la actividad en la fábrica cántabra "no está generando las pérdidas" y en ella se acordase, a principios de año, una reducción de 17 jornadas para eludir un ERTE, que supone al empleado una merma del 5 por ciento en el salario bruto anual.

"No se trata de un tema productivo, sino más bien un problema estructural que se registra desde hace tiempo en la compañía", han apuntado los representantes de los trabajadores, quienes no ocultan su preocupación ante esta incertidumbre y bajaran la convocatoria de una huelga indefinida, a partir del 15 de junio.

Si bien la crisis sanitaria de la COVID-19 o la caída del sector de la automoción haya podido "agudizar en algo" la inestabilidad, los sindicatos han sostenido que son pérdidas acumuladas de millones de euros las que han obligado a la propietaria china ZMJ a buscar soluciones.

Frente a las plantas de Alemania y Hungría, la fábrica de Treto cuenta en su haber con que en sus líneas de montaje se está elaborando el alternador de última generación BRM para vehículos híbridos.

En este sentido, se prevé para los próximos meses un crecimiento progresivo en la demanda de este producto por parte de las casas europeas de automoción al estar considerado el paso previo hacia una electrificación total de la movilidad.

De hecho, la desafectación de mano de obra en SEG Automotive Spain, sujeta al ERTE por fuerza mayor a causa del coronavirus, se ha incrementado de forma exponencial desde mediados de abril ante la necesidad de surtir de productos a las marcas comerciales, sumando en estos momentos a la actividad más de la mitad de sus 750 trabajadores.

Sin embargo, la plantilla teme que la producción de motores de arranque y alternadores pueda potenciarse en la planta de Miskolc -cuarta ciudad más grande de Hungría-, donde la producción es "más barata" y la compañía está invirtiendo en una ampliación de las instalaciones, además de crear un importante centro de desarrollo de componentes.

El tercer vértice del triángulo se encuentra en Hildesheim. En esta ciudad alemana SEG Automotive solo producen motores de arranque cuya "tendencia es a desaparecer" dentro del mercado de la automoción aunque, en el otro lado de la balanza, está el hecho de que la gerencia se ubica en ese país.

El comité de empresa de Treto acordó ayer, martes, solicitar una reunión urgente con los directivos de la compañía china ZMJ, que en 2018 adquirió la división de motores de arranque y alternadores del grupo Bosch, para conocer de primera mano ese plan de reordenación estructural.

En un ámbito más interno, el comité ha pedido una desafectación del ERTE, presentado por la crisis sanitaria, para el resto de representantes sindicales que, al parecer, ha sido tomada en consideración y a partir del lunes regresarán a la fábrica.

Dado que la actividad en la planta se ha reanudado desde hace semanas, el comité ha defendido ante la dirección de Treto la necesidad de aumentar los complementos económicos que, gracias a la empresa, perciben los trabajadores afectados por el ERTE y que, por lo tanto, llevan más de dos meses sin pisar las instalaciones. EFE.