Quantcast
ÚNETE

El oro y las biotech, valores refugio para los inversores ante la COVID-19

Los metales preciosos, especialmente el oro, y las empresas de ámbitos como la biotecnología, la farmacia, la tecnología o las ciencias de la salud se han convertido en valores refugio para los inversores ante la crisis de la COVID-19, que ha provocado una auténtico terremoto en las economías y los mercados.

Sectores como el bancario, el turístico, el energético o el transporte han sufrido un duro golpe a causa de la crisis sanitaria y económica causada por la pandemia de coronavirus, pero en medio de esta tormenta los expertos ven oportunidades de inversión y apuestan por la renta variable -la recuperación del capital invertido y la rentabilidad no están garantizadas- para cuando pase el chaparrón.

Elena Guanter, responsable de Relaciones con los Clientes en el mercado ibérico y directora de Desarrollo en Latinoamérica de la gestora de activos Candriam, asegura que la firma sigue invirtiendo en renta fija de forma "muy selectiva" y también en renta variable en dos grandes sectores: la tecnología y la salud.

Candriam, que es filial de la multinacional New York Life y tiene unos 125.000 millones de euros en activos bajo gestión en una veintena de países, ha puesto el foco en esta crisis en aquellas empresas que trabajan en áreas como la conectividad, la innovación y la tecnología médica, la producción de fármacos o la diagnosis.

"Nos gusta la biotecnología por la parte innovadora que tiene, pero también las grandes farmacéuticas por su resiliencia", explica Guanter, que antes de llegar a Candriam trabajó en compañías como Credit Suisse o Merrill Lynch y que esta semana ha participado en un encuentro digital organizado por el Instituto de Estudios Financieros (IEF) para analizar la situación de los mercados.

Esta gestora asegura también que las empresas socialmente responsables, que tienen en cuenta criterios sociales, de medio ambiente o de gobierno corporativo, están aguantando mucho mejor esta crisis y ofrecen mayores rentabilidades que otras compañías de la misma clase sin estas características.

Marta Escribano, socia y analista de inversiones de la gestora Salmón Mundi Capital, comparte con Guanter su apuesta por las compañías tecnológicas, farmacéuticas y biotecnológicas, que siguen ofreciendo buenos resultados a corto y medio plazo: "Para nosotros, son los sectores donde habría que estar". Salmón Mundi tiene en cartera posiciones cortas, que le sirven para "protegerse de los riesgos a nivel mundial", pero también largas, con inversiones en metales preciosos, sobre todo oro, y en activos energéticos como el petróleo y el uranio, detalla Escribano.

"El oro se comporta fenomenal en tiempos de incertidumbre. Yo desde luego le aconsejaría a todo el mundo tener una parte (de la inversión) ahí", apunta la experta, que con anterioridad trabajó en Banco Popular e Inversis. De hecho, el oro, y en menor medida la plata y las mineras de oro, es lo que más pesa en la cartera de Salmón Mundi, que considera que los metales preciosos aún tienen "bastante recorrido al alza".

"Al principio de las crisis el oro se comporta mal porque hay necesidad de liquidez, pero luego lo acaba haciendo muy bien y acaba recuperándose y haciéndolo mucho mejor que el mercado", destaca Marta Escribano. Para Luis Benguerel, consejero en Anattea Gestión, una de las claves para salir airoso de esta crisis es diversificar la inversión y tener un abanico de posiciones "cuanto más grande mejor".

"En Anattea estamos en rentabilidades positivas en lo que va de año gracias a nuestra diversificación y a que no trabajamos en corto", precisa el experto, que añade que el objetivo de la firma, que opera con renta variable y materia prima, es "proteger al máximo al cliente ante la volatilidad".

Ante la incertidumbre que planea en los mercados, Josep Ramon Aixelà, profesor del IEF y responsable de inversiones estratégicas del grupo AS7 Capital, recomienda "no ponerse nervioso" y "no tener todos los barcos en el mar ni toda la carne en el asador, sino tener liquidez para aprovechar las oportunidades".

Al igual que sus compañeros, apuesta por llevar a cabo una gestión basada en la dispersión de los valores y "protegerse" con el oro, una materia prima que "ha demostrado ser un activo que en momentos de crisis y volatilidad hace que acabes ganando dinero".

Aixelà ve también oportunidades de futuro en aquellos fondos que ponen por delante la salud, la biotecnología, la sostenibilidad o la inteligencia artificial, pues son activos, asegura, que "van a acabar teniendo en el futuro una gran preponderancia en la economía". EFE.