LA ZURDA

Makro acuerda con sindicatos un ERTE por fuerza mayor por la caída de ventas

Una mujer lleva un carrito con mercancía tras realizar sus compras en una tienda de Makro. EFE/Rungroj Yongrit Una mujer lleva un carrito con mercancía tras realizar sus compras en una tienda de Makro. EFE/Rungroj Yongrit

La cadena de distribución Makro, especializada en el comercio mayorista en el área de hostelería, ha llegado a un acuerdo con los sindicatos para presentar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) debido a la caída de ventas.

En un comunicado conjunto, suscrito por la empresa y el comité intercentros (formado por CCOO, Fetico, UGT y USO), han precisado que la reducción de la plantilla todavía no se ha cuantificado.

"Resulta imprescindible iniciar un ERTE por causas de fuerza mayor para tratar de racionalizar y ajustar nuestra actividad a la demanda actual", han explicado sus responsables, que han detallado que de momento no se plantea "el cierre de ninguna" de sus 37 tiendas, pero sí reducir su horario comercial.

De esta forma, han avanzado que habrá trabajadores cuyo contrato se vea suspendido de forma temporal, otros que verán reducida su jornada y quienes mantendrán su horario habitual.

Desde la dirección de Makro -compañía que cuenta con una plantilla de 3.400 personas- se han comprometido a "mejorar las condiciones legales en la medida de lo posible para tratar de paliar las consecuencias negativas de este tipo de medidas", por lo que se dará un complemento a la prestación de desempleo a los afectados con vigencia "hasta el 20 de abril de 2020 como máximo".

Además, durante el período que dure el ERTE los trabajadores incluidos en el expediente continuarán generando antigüedad y mantendrán el seguro médico.

Makro es la filial española del grupo alemán Metro, cuenta con más de 900.000 clientes, 37 centros en 15 comunidades autónomas y en su ejercicio fiscal 2018-2019 registró ventas por valor de 1.256 millones de euros, un 2 % más que un año antes, según se desprende de los datos facilitados por la propia compañía.

La firma opera en el segmento "cash&carry" (comercio mayorista) y se ha visto especialmente afectada por el cierre de todos los bares y restaurantes del país como parte de las medidas adoptadas por el Gobierno a la hora de decretar el estado de alarma para frenar la propagación del coronavirus. EFE.