Quantcast
ÚNETE

Francia llama a sus desempleados a ir al campo para trabajar en la agricultura

El ministro francés de Agricultura, Didier Guillaume, lanzó este martes un llamamiento a los desempleados franceses y a las personas que se encuentren sin actividad por las medidas de confinamiento a trabajar en el sector agrario, que tiene actualmente 200.000 empleos directos sin cubrir.

"Hagamos un acto cívico, vayamos al campo", señaló este martes el ministro en una entrevista al canal "BFMTV" en la que destacó que el problema para los agricultores no es no poder pagar a los trabajadores, sino que no hay mano de obra disponible, en parte porque muchos temporeros son extranjeros y están en sus países.

Por eso, afirmó que "los agricultores acogerán muy bien" a quienes respondan a este llamamiento.

La presidenta del principal sindicato agrícola francés FNSEA, Christiane Lambert, presentó una plataforma que se ha puesto en marcha en línea para poner en contacto a posibles candidatos con los agricultores, bautizada "Brazos para tu plato".

En una conferencia de prensa por Twitter, Lambert puso como ejemplo de la situación el caso de los productores de espárragos del sur del país, que no pueden recogerlos por falta de mano de obra.

Además, se quejó de que han constatado la llegada de espárragos y de fresas procedentes de España a precios bajos, que la gran distribución está poniendo a la venta en lugar de hacerlo con productos franceses, a los que a su juicio el comercio tendría que dar prioridad.

El titular de Economía, Bruno Le Maire, se sumó a este llamamiento y reclamó a los grandes grupos de distribución que se aprovisionen con productos franceses, especialmente tras la decisión del Gobierno de prohibir los mercados al aire libre.

Le Maire apeló en la emisora "France Info" a los hipermercados y supermercados a recurrir a alimentos franceses "para que nuestros agricultores no sean penalizados por esta decisión" de clausurar los mercados para frenar la propagación del coronavirus, anunciada en la noche del lunes por el primer ministro, Édouard Philippe. EFE.