LA ZURDA

El euríbor cambia de tendencia en febrero y baja por el coronavirus

El euríbor cumple este mes de febrero cuatro años consecutivos en negativo y, por primera vez desde septiembre, cerrará a la baja ante las posibles medidas que pueda adoptar el Banco Central Europeo (BCE) para paliar los efectos económicos del coronavirus, según los expertos.

Aunque el Banco de España todavía tiene que confirmar el dato del euríbor de febrero, previsiblemente, el indicador cerrará en el entorno del -0,286 %, lo que supondrá la primera caída en cinco meses después de las subidas registradas en septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2019, y enero de 2020.

El euríbor comenzó a subir en septiembre de 2019 ante la previsión de que el BCE mantendría sin cambios los tipos de interés en los niveles actuales hasta que se observara "una convergencia sólida de las perspectivas de inflación hasta un nivel suficientemente próximo, aunque inferior, al 2 % en su horizonte de proyección".

No obstante, según los expertos, el mercado considera ahora que la institución podría ampliar aún más sus estímulos monetarios para paliar los efectos económicos que pueda provocar la expansión del coronavirus.

De confirmarse el dato del euríbor de febrero, las cuotas de las hipotecas que se revisen con ese dato se verán reducidas en unos ocho euros al mes o unos 95 euros al año.

Hace un año, en febrero de 2019, el indicador estaba más alto, o menos negativo al situarse en el -0,108 %.

Los analistas de pisos.com prevén que el euríbor no registre tasas positivas hasta 2023, ante el impacto que pueda tener en el mercado hipotecario el coronavirus.

"El virus ya se está dejando notar en la bolsa, con repercusión directa sobre los grandes bancos emisores de hipotecas en el mercado español, lo que podría generar un retraso de un año en el cambio a tasas positivas del euríbor, hasta ahora previsto para 2022, con el consiguiente beneficio para todos aquellos propietarios con una hipoteca a tipo variable", han asegurado.

En este sentido, el director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, explica que en estos momentos las compañías inmobiliarias internacionales establecidas en España "son las que más están notando los efectos del coronavirus en la demanda inmobiliaria, pues un alto porcentaje de su cartera de clientes son extranjeros y, como en el caso de grandes inversores, no necesariamente residen en España".

De hecho, los chinos fueron la novena nacionalidad extranjera más activa en el mercado residencial español acaparando el 4 % del total de las compraventas realizadas por extranjeros a cierre de 2019, ha añadido.

Igualmente, desde iAhorro. com, sus expertos explican que todos los informes apuntan a un parón en el sector inmobiliario y a una recesión, lo que unido a las caídas de la bolsa y el efecto del coronavirus en muchos países, muestran un escenario que puede favorecer que el euríbor siga en terreno negativo por lo menos lo que queda de año. EFE.