LA ZURDA

ATA cuestiona la previsión de crecimiento del Gobierno, que rebaja al 1,4%

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha cuestionado este miércoles la previsión de que la economía española crezca este año el 1,6 %, anunciada el martes por el Gobierno.

Amor también ha disentido del pronóstico gubernamental sobre creación de empleo y ha vaticinado, en un acto informativo, que este año se crearán un máximo de 200.000 empleos, "con un poco de suerte", y muchos, en el sector público.

Ha reclamado del Ejecutivo "un entorno fiscal favorable" para la actividad empresarial, en especial para los autónomos, que no dificulte la contratación, y una política económica y laboral "ortodoxa", alejada de "dogmatismos" y basada en el "pragmatismo".

"Aumentar gastos y subir impuestos asfixiará la economía y reducirá el empleo, lo que se traducirá en un incremento de la desigualdad", ha apostillado. Para el presidente de ATA, quien ha anunciado que se presentará a la reelección, "el empresario debe de estar en el centro de la agenda política" y no se debe de enfrentar "la empresa con el progreso, porque sin empresas no hay progreso, sino paro".

Amor ha criticado que el Gobierno pretenda modificar de manera unilateral el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, relativo al despido por acumulación de bajas médicas, y le ha pedido que cualquier cambio se acuerde dentro del diálogo social.

En su opinión, el Gobierno ha creado "una alarma social innecesaria y que no se corresponde con la realidad", sobre este asunto, tras la reciente sentencia que avala estos despidos, de los que ha asegurado que no se han producido más de una docena en los cuarenta años de vigencia de este artículo.

"Ningún empresario despide a un trabajador por estar de baja", ha apostillado el también vicepresidente de la CEOE, quien sí ha reclamado al Gobierno "que lleve al diálogo social el problema de absentismo laboral que existe en España y del que nadie quiere hablar".

Ha alertado de que diariamente se contabilizan un millón de bajas laborales y ha criticado que el empresario tenga que pagar los quince primeros día de baja laboral.

"Hay que buscar alternativas dialogadas para combatir el absentismo, pero sin rigideces, como ha ocurrido con el control horario", del que Amor ha cuestionado su eficacia porque un 30 % de la actividad laboral se realiza fuera de un centro de trabajo.

"La bolsa más grande de horas extra de este país está en el veinticuatro por ciento de economía sumergida y ahí no van los inspectores de trabajo", ha sentenciado. EFE.