LA ZURDA

Marsó y el reto de "24 horas en la vida de una mujer": más difícil es mi lema

La actriz Silvia Marsó posa en el Teatro Principal de Zaragoza antes de presentar la obra "24 horas en la vida de una mujer", que podrá verse del 14 al 16 de febrero. EFE/Javier Cebollada La actriz Silvia Marsó posa en el Teatro Principal de Zaragoza antes de presentar la obra "24 horas en la vida de una mujer", que podrá verse del 14 al 16 de febrero. EFE/Javier Cebollada

A la espera de viajar con "24 horas en la vida de una mujer" para representarla en Nueva York en próximas fechas, Silvia Marsó estará los próximos 14, 15 y 16 de febrero en el Teatro Principal de Zaragoza con esta obra, que ha calificado como "un reto" en sus cuarenta años sobre las tablas y con la que ha conseguido el premio "Broadway World" en 2018 y ser finalista en unos cuantos más.

"Me gustan los retos y el más difícil todavía es mi lema", ha afirmado. "Quería hacer algo distinto y que fuera un reto, y en París, donde fui a verla después de leer el libro de Stefan Zweig, me fascinó y enamoró y dije: es lo que estoy buscando", ha recordado Marsó en la presentación a los medios de la obra, que tendrá tres sesiones, y no cuatro, porque de lunes a jueves está inmersa en el rodaje de 'El secreto de Puente Viejo'.

"Pero aquí lo daremos todo", ha dicho. La actriz barcelonesa (1963) ha presentado el cartel para esos tres días en el Principal, en los que estará sobre el escenario con Marc Parejo y Gonzalo Trujillo, que debutará en sustitución de Germán Torres.

"La obra de Stefan Zweig ya la conocía porque me la regaló Eloy Azorín cuando rodábamos la serie Gran Hotel, en la que teníamos una relación tortuosa y secreta que tenía cierto paralelismo, y después de leerla me fascinó", ha dicho.

Marsó ha recordado que hace siete años que no visitaba la capital aragonesa para actuar, y que la echaba de menos, porque ha venido muchas veces y es "un lugar precioso, con una historia y un teatro emblemático, hermoso y bellísimo, con un público muy entregado".

Sobre la obra, ha explicado que se decidió a producirla porque "nadie apostaba por este tipo de obras" y ha destacado que "no hay ningún espectáculo que se le parezca". Con ella ya acumula dos años con más de 160 representaciones, pero ha anticipado que este año "será el último".

"Es un espectáculo en el que cantamos, bailamos e interpretamos con música en directo con un violín, un violonchelo y un piano que quise que estuvieran ahí desde el principio. Tiene una música diferente que está hecha para narrar lo que hace la protagonista", ha comentado.

Marsó ha recordado que la protagonista es una mujer viuda mayor y aristócrata que está saliendo de una depresión y que decide viajar para salir de ese pozo. Llega al Casino de Montecarlo, donde observa a un joven ludópata (Marc Parejo) que se está jugando una fortuna y la pierde en la ruleta, y cuando éste abandona el local lo sigue porque intuye que "va a hacer una locura" y consigue evitar que se suicide.

"A partir de ahí, Stefan Zweig hace un análisis de lo que el ser humano pierde a lo largo de su vida por cobardía, por el qué dirán, los condicionantes sociales, la religión, la familia, la economía y cuando no se escucha a si mismo.

Esta señora se da cuenta de que su vida ha sido una farsa, que ha vivido a espaldas de sus emociones y ha sido manipulada por la sociedad y por ser mujer; y durante 24 horas encuentra la libertad.

Zweig hace un análisis y una reflexión sobre la libertad individual del ser humano", ha explicado. Sobre la relación que se establece entre la mujer y el joven, Marsó ha destacado que hay un planteamiento como debate en la obra acerca de sobre porqué una mujer madura no puede estar con un chico joven, que "llega incluso a la actualidad". EFE.