LA ZURDA

UGT avisa de que alza del SMI debe ser superior a un mínimo del 3%

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha avisado de que la subida del salario mínimo interprofesinal (SMI) para 2020 debe ser superior al acuerdo de negociación colectiva que firmaron con la patronal y que contemplaba un incremento anual de los salarios del 2 %, más un punto adicional según la productividad y facturación de la empresa o sector.

En declaraciones a la prensa durante su participación en la concentración de más de un millar de trabajadores para mejorar las condiciones de la industria española, Álvarez ha señalado que la UGT acude sin una cifra cerrada sobre el SMI a la reunión que esta tarde mantendrán los agentes sociales con la nueva ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

No obstante ha incidido en que "hay algunos mínimos que no son aceptables" y que "no tendría sentido" acordar una cifra que no esté "claramente por arriba del aumento que hemos firmado con la CEOE para este año".

El IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), que cerraron las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos CCOO y UGT, recomendaba para los años 2018, 2019 y 2020 un incremento salarial anual del 2 %, más un punto adicional en función de la productividad y facturación de cada empresa o sector.

El dirigente de UGT ha insistido en que el SMI en España "es bajo" y ha recordado que la propuesta del sindicato está "en el entorno de los 1.000 euros". "Hay que ir con la mente abierta y con la perspectiva de conseguir en el 2023 ese objetivo del 60 % del salario medio y también con el interés de que la CEOE se incorpore al acuerdo, que es básico", ha añadido.

Álvarez también ha advertido de que UGT quiere derogar completamente las dos reformas laborales (del PP y del PSOE) para mejorar las condiciones que había anteriormente y ha destacado que por ejemplo en materia de contratación en 2010 "ya era un desastre".

"Es una manera de decirle al Gobierno que no vamos a entrar en una negociación con rebajas", ha añadido al tiempo que ha lamentado que "cuando todavía no nos hemos sentado en la mesa de negociación, no me parece razonable que se diga a lo que cada uno está dispuesto o no".EFE.