LA ZURDA

España mejora en creación y retención de talento pero a la cola en tecnología

España mejora en creación y retención de talento pero a la cola en tecnología / EFE. España mejora en creación y retención de talento pero a la cola en tecnología / EFE.

España ha mejorado en la creación y retención de talento en 2019 y se situó en los puestos 23 y 29, respectivamente, dentro de un ránking de 132 países, aunque se encuentra a la cola en el uso de la tecnología, según se desprende del Índice de Competitividad por el Talento Global (GTCI) de Adecco.

El grupo de recursos humanos Adecco, junto con la escuela de negocios Insead y Google, han presentado este miércoles en el marco del Foro Económico de Davos el séptimo índice sobre la competitividad que mide la creación, la retención y el impulso al talento global.

En esta edición España ha ocupado el puesto 32 de la lista de 132 países y ha alcanzado una valoración de 55,7 puntos (2,85 puntos más que en 2018) una vez medidas las seis variables que se analizan sobre facilitadores de talento, captación, crecimiento, retención, habilidades profesionales y técnicas y habilidades de conocimiento global.

Las posiciones más altas siguieron estando en 2019 en manos de los países con una renta elevada y mientras Suiza ocupó de nuevo la primera posición en el ránking, Estados Unidos se situó en el segundo puesto y Singapur en el tercero.

Entre los diez primeros destacaron países europeos como Suecia, Dinamarca, Países Bajo, Finlandia, Luxemburgo o Noruega, líderes en sistemas educativos bien desarrollados y estructurados en base a las habilidades necesarias para la empleabilidad en el mercado laboral actual, señala el informe.

España sacó su mejor nota en el pilar de retención de talento, al ocupar el puesto 23 gracias al buen resultado obtenido en variables como el comportamiento mediambiental, el saneamiento, la protección social o la densidad de doctores y pese a su mala nota en la retención de cerebros.

En la variable de crecimiento de talento obtuvo el puesto 29 y destacó sobre todo en el área de matriculación en educación superior, que ocupó el año pasado el sexto lugar entre los 132 países analizados, su marca más alta de todo el ránking.

También tuvo buena nota en calidad en gestión de los centros (puesto 10) y en clasificación de universidades (23).

Y aunque España consiguió una buena marca en la variable densidad de robots, superando incluso en la lista a países como Francia, Suiza, Finlandia o China, suspendió en la inmersión en tecnología emergente, donde ocupó el puesto 54, y en el uso de las tecnologías, con la 47 posición.

"En nuestro país continúa siendo necesario reforzar la apuesta por la tecnología para crear un entorno favorable para la atracción de talento y empleo dentro de nuestras fronteras", incide el informe.

Además, la parálisis de las instituciones debido a la falta de Gobierno durante un largo período de tiempo colocó en "muy mala" posición la relación salario y productividad que se situó en el lugar 99.

En el pilar de captación de talento, España volvió a bajar por segundo año consecutivo y se situó en el puesto 45 y eso pese a que la mejor variable de este grupo fue la tolerancia a los inmigrantes.

Por otra parte, el país continuó suspendiendo en oportunidades a directivas mujeres al ocupar el puesto más negativo, el 118.

En este índice se analizan también 155 ciudades, pertenecientes a 66 países, según su reputación en talento, su crecimiento o su retención de talento global y Madrid y Barcelona ocuparon las posiciones 24 y 28, respectivamente, en 2019.

Se ha analizado una mezcla de capitales, urbes de gran tamaño y núcleos urbanos más pequeños y mientras las cinco primeras fueron Nueva York, Washington, Londres, Singapur, San Francisco y Boston; Bilbao se pone como ejemplo en España de ciudad que utiliza la inteligencia artificial para ganar en competitividad.