LA ZURDA

Pedro Sánchez promete en Davos rigor en las cuentas pero con "justicia fiscal"

Davos (Suiza), 22/01 / 2020.- Pedro Sánchez, primer ministro de España, habla durante una sesión plenaria de la 50ª reunión anual del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, el 22 de enero de 2020. La reunión trae juntos empresarios, científicos, líderes corporativos y políticos en Davos bajo el tema 'Partes interesadas para un mundo coherente y sostenible' del 21 al 24 de enero de 2020. (España, Suiza) EFE / EPA / GIAN EHRENZELLER Davos (Suiza), 22/01 / 2020.- Pedro Sánchez, primer ministro de España, habla durante una sesión plenaria de la 50ª reunión anual del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, el 22 de enero de 2020. La reunión trae juntos empresarios, científicos, líderes corporativos y políticos en Davos bajo el tema 'Partes interesadas para un mundo coherente y sostenible' del 21 al 24 de enero de 2020. (España, Suiza) EFE / EPA / GIAN EHRENZELLER

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha defendido este miércoles en Davos una "justicia fiscal" que mediante los impuestos ayude a la redistribución de la riqueza pero que también avance en la "predistribución", con un funcionamiento "más justo" de los mercados.

En su intervención en el Foro Económico Mundial en Davos, Sánchez ha defendido por otra parte la "robustez" de la economía española, ha asegurado que su Gobierno ejerce el "rigor fiscal". "Estamos comprometidos con la reducción de la deuda y el déficit para crear confianza en los agentes económicos", ha señalado.

Dos semanas después de conformar su Ejecutivo de coalición entre socialistas y Podemos, ha recalcado que "no será un Gobierno de brazos cruzados" ni un "mero observador", como tampoco será un Gabinete "instrumentalizado" sino "comprometido con el futuro y con la sociedad".

Y ha considerado que la mejor forma de combatir a la extrema derecha y al "populismo de la cerrazón" es "mediante la política del bien común proporcionando respuestas".

Para Sánchez ha llegado el momento de abordar una "nueva era" que se centre en el crecimiento "inclusivo" y en la protección de los "más vulnerables" y que "resuelva el fracaso del neoliberalismo", de forma que no permita que el progreso económico se haga "a expensas de los seres humanos".

Ha considerado que el crecimiento económico a cualquier coste es "inaceptable" porque no se puede ampliar la brecha social. "Hay que crecer y redistribuir a la vez", ha dicho.

Y ha subrayado que su Gobierno apuesta por la creación de empleo de calidad: "No queremos un futuro de precariedad y pobreza laboral".

En presencia de presidentes de grandes empresas españolas como Iberdrola, Repsol o Acciona, y el Banco Santander, Sánchez ha insistido en que no hay que llamarse a "engaño", porque "no puede haber justicia social sin justicia tributaria fiscal".

Pero también ha advertido de que "no basta con redistribuir la renta" mediante los impuestos y hay que "avanzar en la predistribución", de forma que los mercados "funcionen de forma más justa". Y ha hablado de la necesidad de un salario mínimo que garantice a los ciudadanos quedar fuera de la pobreza.

Pedro Sánchez ha vuelto a recordar los grandes objetivos de su nuevo Gobierno, entre los que ha destacado la digitalización de la economía y la transición ecológica, en este foro en el que está acompañado de las dos vicepresidentas responsables de estas áreas, Nadia Calviño y Teresa Ribera.

Sobre la digitalización, ha subrayado que sus instrumentos no son solo "meros eslabones" sino "auténticas palancas" económicas, y ha apostado por invertir en formación profesional y educación en este ámbito.

En este sentido ha dicho que "el capital humano es clave para propiciar el cambio tecnológico" y por eso la educación en materia tecnológica debe ser un "centro de gravedad".

Por otro lado, Pedro Sánchez ha vuelto a alertar de la emergencia climática, un "desastre que no conoce fronteras", y ha advertido de que ésta será "la última generación capaz de abordarlo con eficiencia".

Después ha defendido el compromiso de España con la transición ecológica, y ha recordado que, como la digitalización, está en el "corazón" de su Gobierno como lo demuestra el hecho de que ambas áreas tienen vicepresidencias.

"Ningún crecimiento es bueno si no reduce desigualdades, ninguna transición ecológica es buena si no es justa", ha dicho Sánchez, quien ha añadido que en manos de todos está convertir en "oportunidades" los "impactos" de dicha transición. EFE.