LA ZURDA

Pensionistas vascos piden al nuevo Gobierno que concrete sus medidas sociales

Jubilados y pensionistas durante la concentración semanal en la capital vizcaína, para reivindicar unas pensiones públicas dignas, cumplen dos años desde que el 15 de enero de 2018 se celebró la primera en Bilbao. EFE/LUIS TEJIDO Jubilados y pensionistas durante la concentración semanal en la capital vizcaína, para reivindicar unas pensiones públicas dignas, cumplen dos años desde que el 15 de enero de 2018 se celebró la primera en Bilbao. EFE/LUIS TEJIDO

Los pensionistas vascos se han vuelto a concentrar este lunes en las tres capitales de Euskadi, en el segundo aniversario de sus movilizaciones semanales, y han reclamado al nuevo Gobierno que concrete sus medidas sociales.

"Querían vernos cansados, con presiones y mentiras, pero no lo han conseguido", han señalado los portavoces del movimiento de pensionistas en un comunicado leído en las concentraciones, en las que han asegurado que el nuevo Gobierno contará con su apoyo "en tanto en cuanto cumplan las reivindicaciones" del colectivo.

Algunas de las medidas que llevan pidiendo los pensionistas, además de la subida de las pensiones, son la derogación de la reforma laboral, la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) o abordar la discriminación que sufre la mujer en el ámbito laboral.

Según los pensionistas, en el acuerdo programático para la formación del Gobierno suscrito por el PSOE y Unidas Podemos se recogen promesas en torno a las pensiones, el SMI y la derogación de la reforma laboral, pero "otros aspectos se mantienen tal cual o son ambiguos y les falta concreción".

Varios centenares de personas se han concentrado frente al Ayuntamiento de Bilbao, donde, tras la lectura del comunicado, los pensionistas han ido a tomarse "algún café, caldo, vino o incluso algún pincho", para "reponer fuerzas" y "homenajearse" y celebrar el segundo aniversario de sus movilizaciones.

En Vitoria, más de medio millar de personas han secundado la concentración convocada ante el Ayuntamiento de Vitoria.

Tras una pancarta en la que se reclamaba en euskera y castellano "Pensiones públicas dignas", los asistentes han participado en una movilización lúdica y reivindicativa para poner en valor "lo conquistado durante los dos años de lucha" y reclamar lo que "aún queda por lograr" como la subida de las pensiones en 2020, el incremento de las cuantías con el IPC, alcanzar los 1.080 euros de pensión mínima y derogar el factor de sostenibilidad.

Los pensionistas han hecho un llamamiento a secundar la huelga general del próximo 30 de enero en el País Vasco y Navarra y, bajo el grito de "Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden", han participado en un "pintxo-pote" para celebrar el aniversario.

En San Sebastián, también ante el Ayuntamiento, se han concentrado varios cientos de personas, convocadas por la Asamblea de Pensionistas de Alderdi Eder, para exigir con una pancarta un "Sistema público vasco de Seguridad Social", además de celebrar "el esfuerzo y tesón" del colectivo.

Lo ha dicho María Serrano, portavoz de la asamblea donostiarra, que ha informado a los congregados de que, en vez de la manifestación por las calles céntricas de la ciudad que suelen hacer cada lunes, hoy la iban a sustituir por "una fiesta reivindicativa".

De esta manera, tras la lectura del comunicado conjunto de los movimientos de pensionistas del País Vasco y Navarra, los concentrados se han trasladado al Boulevard, donde han celebrado con sidra, txistorra y música el segundo aniversario de sus protestas en la calle.

Serrano ha señalado además que el colectivo está "contento" por la formación del nuevo gobierno en España y "la presencia" de las pensiones en su programa, si bien lamenta que contenga demandas suyas "sin concretar" y, sobre todo, que no contemple la pensión mínima que reclaman y que es una de sus "reivindicaciones centrales". EFE.