LA ZURDA

Las pensiones suben en 2020, pero ¿cuánto?

La revalorización de las pensiones es una de las promesas más repetidas en la campaña electoral, y uno de los puntos fundamentales en el acuerdo entre Unidas Podemos y el PSOE.

De momento, 2020 ha comenzado con las pensiones congeladas, según decidió el último consejo de ministros celebrado en 2019. Las pensiones debían haber aumentado un 0,25% según lo establecido en la ley, pero se paralizó la medida hasta que se formase gobierno.

La previsión del gobierno en funciones era subir un 0,9%, y así lo plasmó en el Plan Presupuestario que hicieron llegar a la Comisión Europea. A pesar de no haberlo hecho por el momento, la información que se ha facilitado desde el ejecutivo es que la medida se aplicará con efectos retroactivos, o sea, que el hecho de que el aumento de las pensiones esté en este momento congelado, no significa que se vaya a perder la subida anunciada para el cómputo de estos días.

En el acuerdo entre Unidas Podemos y el PSOE se comprometieron a cambiar la forma de cálculo de las pensiones, ajustándolo al IPC real. No es una medida nueva, pues desde 2013 está previsto en la ley. Sin embargo, lo nuevo sería ponerlo en marcha, ya que Mariano Rajoy decidió no aplicarlo, estableciendo una subida fija del 0,25%. Según algunos expertos, el hecho de no haber tomado el IPC real como referencia estos años ha sido positivo, puesto que podría haber supuesto una devaluación de las pensiones.

Sea como fuere, está previsto que durante este mes de enero se ponga en marcha la medida y se pueda notar la mejoría en los bolsillos de los pensionistas.

Entre las medidas también se han comprometido a abordar la brecha de género que existe entre las mujeres pensionistas y los hombres pensionistas. También se revisarán las pensiones de viudedad. Se ha acordado eliminar el factor de sostenibilidad, que vincula la cuantía de la pensión a la esperanza de vida en cada momento; y también se eliminará el Índice de Revalorización de Pensiones de la Seguridad Social, que desvinculaba el crecimiento de las pensiones del IPC.

Para hacer frente al coste de la subida de las pensiones, probablemente se tenga que aumentar la base máxima de cotización en los salarios de los trabajadores.