Quantcast
ÚNETE

El Tesoro sitúa el coste de financiación en mínimos históricos del 0,23%

El Tesoro sitúa el coste de financiación en mínimos históricos del 0,23% / EFE. El Tesoro sitúa el coste de financiación en mínimos históricos del 0,23% / EFE.

El Tesoro Público español cerrará este ejercicio con un nuevo mínimo histórico en el coste de financiación, que se situará en el 0,23 % para las nuevas emisiones de deuda frente al 0,64 % de 2018, entre otras razones por la confianza de los inversores en la solidez de la economía.

Así lo ha explicado en conferencia de prensa el secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, quien ha añadido este lunes que ha caído también el coste de la deuda en circulación, al 2,19 % frente al 2,39 %, al tiempo que la vida media de estos títulos ha subido de 7,45 a 7,55 años, gracias a los bajos tipos.

Esta mejor situación, que es fruto también del esfuerzo que está realizando el Tesoro en consolidación fiscal, le ha permitido ahorrar 1.300 millones de euros en intereses y pagar poco más de 24.000 millones, según la fuente.

A la favorable evolución de las condiciones financieras han contribuido diversas variables, entre ellas la reducción de la prima de riesgo española, que refleja la confianza de los inversores, y los bajos tipos, aunque las comunidades autónomas también han influido en esta reducción de las necesidades de financiación, ha añadido.

En concreto, algunas como el País Vasco han podido volver a los mercados total o parcialmente, por un volumen de 3.300 millones de euros, al tiempo que han logrado amortizar antes de tiempo algunos préstamos concedidos por el Fondo de financiación autonómico, por un importe superior a 5.000 millones.

San Basilio no ha especificado cuáles son las autonomías que no podrán emitir deuda en el mercado en 2020 por no cumplir alguno de los requisitos como el déficit, porque aún están trabajando en ello con Hacienda, aunque se sabe que podían ser Cataluña y Andalucía.

Ha destacado el incremento del peso de los inversores no residentes, especialmente los asiáticos, como tenedores de deuda española, con un 40 %, al tiempo que los bancos centrales se sitúan en el 20 %; los bancos nacionales han bajado al 15 % y las aseguradoras, al 10 %.

Las emisiones netas de deuda se han situado finalmente en 19.960 millones de euros, un 41,8 % menos que las correspondientes a 2018 y casi un 43 % menos que los 35.000 millones que el Tesoro calculaba que iba a emitir a principios de año.

Esos casi 20.000 millones han sido también la cifra más baja de emisión neta desde 2007.

La emisión bruta ha caído por debajo de 200.000 millones de euros por primera vez desde 2011.

Preguntado por las previsiones de emisión de deuda para 2020, que se anunciarán en los primeros días de enero próximo, San Basilio ha explicado que serán "conservadoras" y en todo caso, a la baja.

Asimismo, preguntado por las tensiones que podría introducir en el mercado la posible presencia de Unidas Podemos en el Gobierno, San Basilio no ha querido pronunciarse y se ha limitado a asegurar que en las conversaciones con los inversores desde que se anunció el pacto no les han trasladado inquietud, sino solo el deseo de que se forme un Ejecutivo y haya Presupuestos.

Lo que preocupa a los inversores es "la evolución del cuadro macro", es decir, los "fundamentales de la economía española", que siguen siendo "sólidos" y son mejores que los de las principales alternativas de inversión de la zona euro, en parte gracias a la labor del actual Gobierno, ha dicho. EFE.