LA ZURDA

Acuerdo en la cumbre del clima de Madrid para ser más ambiciosos desde 2020

La ministra de Medio Ambiente de Chile y presidenta de la COP25, Carolina Schmidt, durante su participación esta noche, sábado, en el plenario de la Cumbre del Clima que se celebra en Madrid. EFE/FERNANDO VILLAR La ministra de Medio Ambiente de Chile y presidenta de la COP25, Carolina Schmidt, durante su participación esta noche, sábado, en el plenario de la Cumbre del Clima que se celebra en Madrid. EFE/FERNANDO VILLAR

La cumbre del clima ha logrado hoy cerrar un documento para aumentar la ambición climática en 2020 y cumplir el Acuerdo de París que compromete a los países a evitar que la temperatura media del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados.

El acuerdo, titulado "Chile-Madrid, tiempo de actuar", se ha logrado casi dos días después de la jornada prevista para la clausura de la Conferencia (COP25) y tras unas maratonianas negociaciones que se han prolongado durante toda la madrugada.

El documento ha sido aprobado por la presidenta de la COP25, la chilena Carolina Schmidt, tras un tenso debate con Brasil que no aceptaba inicialmente dos párrafos incluidos en el acuerdo sobre océanos y uso de tierras.

El acuerdo final de la COP25 establece que los países deberán presentar en 2020 unos compromisos más ambiciosos de reducción de emisiones (las llamadas Contribuciones Nacionales Determinadas) para hacer frente a la emergencia climática.

Según el acuerdo, el conocimiento científico será "el eje principal" que debe orientar las decisiones climáticas de los países para aumentar su ambición, que debe actualizarse permanentemente de acuerdo a los avances de la ciencia.

El texto recoge "el imperativo" de que la transición hacia un mundo sin emisiones sea justa e impulse la creación de empleo decente. El acuerdo reconoce además la acción climática de los actores no gubernamentales, a quienes invita a que la incrementen y generalicen estrategias compatibles con el clima.

Las discusiones en Madrid han mostrado asimismo que son las personas y sus preocupaciones las que deben estar en el centro de la respuesta climática.

Brasil, a punto de bloquear la cumbre al negarse a reconocer papel de océanos

Brasil ha estado a punto de bloquear el acuerdo principal de la cumbre del clima de Madrid al negarse a reconocer inicialmente el papel que los océanos y el uso de la tierra desempeñan en el cambio climático.

La presidenta de la cumbre, la ministra chilena Carolina Schmidt, ha sometido esta mañana a votación el acuerdo político y principal de la Conferencia y, de hecho, había llegado a darlo por aprobado con el tradicional "mazazo".

Pero segundos después, los representantes de varias delegaciones pidieron la palabra para mostrar algunas objeciones; Suiza lo hizo por no haber conocido con antelación el acuerdo; y Egipto y Malasia expresaron las dificultades para acceder a esos documentos en la web de la Convención.

Y posteriormente, Brasil tomó la palabra para expresar sus reticencias a aprobar un texto en el que se incluían referencias expresas en dos párrafos (los 30 y 31 del Acuerdo) al papel de los océanos y del uso de la tierra (plasmado en varios informes científicos durante los últimos meses) en el clima global.

La intervención del representante brasileño provocó una cascada de declaraciones de rechazo y de reivindicación de la importancia de los océanos y de la tierra en el clima.

Intervinieron contra la propuesta de Brasil de eliminar esos párrafos los representantes de Indonesia, Costa Rica, Tuvalu, Belice, Australia, Nueva Zelanda, Islas Marshall, la UE, Egipto, Canadá, Argentina, Bután, Suiza o Rusia, quienes pidieron a la delegación brasileña que renunciara a esa petición para no bloquear el acuerdo.

Entre los países que tomaron la palabra para defender ese papel de los océanos y de la tierra figuró España, y la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, incidió en la relevancia de mantener esos párrafos y el mensaje al mundo de la importancia que tienen los océanos.

La presidenta de la COP pidió en dos ocasiones a la delegación brasileña que no bloqueara el acuerdo con su posición; "se trata de algo muy importante y les agradecería que nos permitieran aprobar ese documento", aseveró.

En una primera intervención, el representante brasileño dijo que no podían aceptar esos párrafos porque "socavan" el equilibrio del resto del texto, que su juicio es "muy valioso". Pero ante la insistencia de la presidenta chilena, Brasil cambió de actitud y comunicó formalmente que aceptaba el Acuerdo en su integridad, lo que fue recibido por un aplauso en el plenario.

Antes de su intervención, el representante de Tuvalu había hecho una muy sentida intervención al recordar que ésta quería ser la "COP Azul" o "cumbre de los océanos" y que incluir estas referencias era una muestra de respeto hacia la Presidencia chilena.

Llamó también la atención la intervención del representante de Suiza, quien tras observar que su país no tiene litoral oceánico, sí observó que esos dos párrafos debían figurar en el Acuerdo. EFE.