SUSCRÍBETE

La asistencia social del Sindicato Metalúrgico “El Baluarte” de Madrid en los años veinte

Los metalúrgicos madrileños formaron su Sindicato “El Baluarte” en enero de 1919, fruto de la unión de varias organizaciones previas de este ramo productivo, es decir, las Secciones de Obreros del hierro, los Broncistas, Modelistas y Moldeadores en hierro y Moldeadores en metal. Esta unión fue fruto de la propia evolución de este sector industrial que tendía a concentrarse.

El Sindicato pasó por momentos complicados en sus inicios, con huelgas largas y divisiones, pero fue estabilizándose. A finales de 1927 contaba con 3.708 cotizantes, aunque había tenido más en la época más complicada, pero también es cierto que en esos primeros años veinte la membresía fluctuó, entrando y saliendo del mismo muchos trabajadores. El Sindicato tenía, por lo tanto, un buen nivel de representatividad en el sector en la capital madrileña, ya que podía aglutinar al 60% de los trabajadores metalúrgicos. En todo caso, sabemos que en tiempos de la República se llegaría alcanzar más de siete mil afiliados, siendo uno de los tres Sindicatos de la UGT más potentes en Madrid.

Los oficiales pagaban una cuota semanal de una peseta, frente a los aprendices, que constituía la mitad. En caso de enfermedad o paro se rebajaba la cuota a 50 y 25 céntimos respectivamente.

Las cuotas se dividían en dos partes: una iba destinada la Sección de Resistencia (administración, propaganda y cotización a la Federación Nacional), y la otra para la Sección de Socorros, que se creó nada más fundarse el Sindicato. Y esta es la parte que nos interesa en este artículo, la asistencia social promovida por el mismo, como un ejemplo de lo que los sindicatos organizaron como un sistema paralelo, cuando no sustitutivo de seguridad social. Por otro lado, conviene recordar que este Sindicato desempeñó también un papel primordial en la enseñanza profesional, al crear una Escuela de aprendices.

La Sección de Socorros se creó con el objetivo de practicar la asistencia social entre los miembros del Sindicato por los siguientes conceptos: accidente laboral, enfermedad, maternidad, baños, defunción, “inutilidad” y pensiones vitalicias (existía un reglamento).

La Sección estaba dirigida por un Comité compuesto por siete sindicalistas, que eran elegidos por la Junta General del Sindicato al mismo tiempo y de la misma forma que se elegía al Comité, debiendo rendir cuenta de su gestión y de los fondos a la Junta.

Los derechos de los asociados eran los siguientes:

-En caso de enfermedad que imposibilitase al asociado poder seguir trabajando, se cobraría un subsidio de tres pesetas y cincuenta céntimos por día, por el tiempo de dos meses.

-En caso de accidente laboral, que imposibilitase al asociado seguir trabajando, se percibiría una peseta diaria durante sesenta días.

-Si como consecuencia de una enfermedad el médico del Sindicato estimara que el asociado necesitaba recibir baños, se le indemnizaría con cincuenta pesetas y el subsidio correspondiente.

-En caso de defunción del asociado se entregarían cien pesetas a la viuda o hijos.

-A las asociadas se les asistía con veinticinco pesetas en caso de alumbramiento.

-En los casos de “inutilidad” total o parcial por enfermedad o accidente se estipulaban tres casos. Si la “inutilidad” era parcial en ambos casos se abonarían cien pesetas al asociado; en caso de ser total, serían trescientas pesetas por accidente y quinientas pesetas por enfermedad.

-La pensión vitalicia estaba estipulada en tres pesetas diarias.

En nueve años de funcionamiento del Sindicato se habían recaudado 519.000 pesetas en concepto de socorros, y se habían gastado 436.000 pesetas, por lo que el presupuesto parecía ajustado a la altura de 1928.

En 1927 se planteó por parte del Comité la posibilidad de establecer un subsidio de paro para los afiliados, proponiendo la elevación de la cotización para que los parados pudieran recibir tres pesetas diarias (se trataba de pasar de 75 céntimos a 1’25 pesetas). Pero no salió adelante. En la Asamblea se aprobó una parte del aumento de la cotización (a 1 peseta), pero se rechazó el subsidio. El Sindicato parecía dividido en este tema. Los defensores de establecer el subsidio argumentaban que el Gobierno subvencionaba a los sindicatos que lo tenían. En todo caso, los sindicalistas metalúrgicos deseaban, como todos los sindicalistas, que el Estado estableciera estos subsidios de forma general.

Hemos consultado el número 5924 de El Socialista, y el trabajo de Santos Juliá, “La UGT de Madrid en los años treinta: un sindicalismo de gestión”, REIS, nº 20, pp. 121-151 (en la red).

Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Profesor de Secundaria, autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica, miembro del Grupo Federal de Memoria Histórica del PSOE.

La defensa socialista de los Comités Paritarios

En la caída de Primo de Rivera a comienzos de 1930 los socialistas emitieron su opinión favorable al mantenimiento de los Comités Paritarios, aunque con reformas, frente a las demandas de algunos medios y grupos conservadores que solicitaron su derogación.

Fernando de los Ríos frente a Miguel Primo de Rivera

Fernando de los Ríos era diputado en el Congreso de los Diputados cuando se produjo el golpe de Miguel Primo de Rivera. En este trabajo nos acercaremos a su actividad en el período de la Dictadura, a la que siempre se opuso de forma tenaz, defendiendo en el seno del Partido Socialista una ...

Tiempo de elecciones en la República

Corta fue su vida, pero en el transcurso se celebraron un número importante de elecciones, con diferentes resultados, que produjeron grandes acontecimientos, con importantes repercusiones políticas, económicas y sociales.

previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Slider

EL MOVIMIENTO OBRERO: “La industria española de finales del siglo XIX y comienzos del XX experimenta un lento desarrollo.”

ARTE HISTORIA

Slider
Image is not available

LABORISMO

Fernando de los Ríos y el laborismo británico

La victoria laborista en los comicios de la primavera de 1929 causó una honda repercusión en el seno del socialismo español. El Socialista dedicó una especial atención a las noticias de las elecciones y ...

Image is not available

SOCIALISMO

Indalecio Prieto ante las Constituyentes

Indalecio Prieto, a la sazón Ministro de Hacienda en el Gobierno Provisional, realizó unas declaraciones el 11 de junio de 1931 sobre las Cortes Constituyentes que debían reunirse a partir de las elecciones del día 28 de ...

Image is not available

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO

Albert Thomas y la OIT en Donostia en 1924

Como es sabido, la Organización Internacional del Trabajo fue creada en 1919, a partir del Tratado de Versalles. Después del intenso y rápido trabajo de la Comisión del Trabajo entre enero y abril de ese año, se elaboró ...

Image is not available

SINDICALISMO

La fundación de la UGT en 1888

El mes de agosto de 1888 constituye un hito en la Historia del movimiento obrero español, ya que se creó la primera gran organización sindical y el Partido Socialista celebró su primer Congreso, nueve años después ...

Image is not available

SINDICALISMO MINERO

Manuel Llaneza, alcalde de Mieres en enero de 1918

Manuel Llaneza Zapico (1879-1931) constituye una de las figuras cumbres del sindicalismo minero, y del socialismo asturiano y español. En el centenario de su proclamación como alcalde de Mieres, el 1 de enero de 1918 ...

Slider
Banner 468 x 60 px