La socialdemocracia alemana en el 50 aniversario de las Leyes antisocialistas

Los socialistas europeos fueron siempre muy proclives al ejercicio de la memoria histórica propia como un elemento con doble significado. En primer lugar, tenía un evidente sentido pedagógico. Había que celebrar los hitos y las efemérides que habían jalonado la lucha. En algunos casos se trataba de hechos que sobrepasaban las fronteras, como los aniversarios de la muerte de Marx o de la Comuna de París. En otros, se trataba de asuntos más internos, aunque tuvieran eco en más países.

Pero, también es cierto que los actos, como mítines y manifestaciones, o la publicación de libros y/o publicaciones periódicas donde se recordaban estos hechos también tenían otra dimensión, más hacia la sociedad en general, y tenía que ver con una propuesta alternativa de fiestas y conmemoraciones ajenas a las tradicionales o que eran consideradas como burguesas. Los socialistas criticaron muchas veces fiestas o efemérides que no consideraban como propias porque glorificaban el nacionalismo, la religión o hechos que nada habían beneficiado a la clase obrera. Es una cuestión sobre la que hemos ya presentado algunas aportaciones, pero que merece un estudio más exhaustivo.

En este artículo nos hacemos eco de la manifestación que el SPD organizó a comienzos de noviembre de 1928 para recordar un hecho capital en la historia del movimiento obrero alemán, las leyes antisocialistas de Bismarck, que intentaron eliminar el socialismo alemán, pero que solamente consiguieron que, al final, se reforzara.

La manifestación se organizó en el Lustgarten ante el viejo palacio de los Hohenzollern, formando un verdadero bosque o mar de banderas rojas. A la cabeza iba un autocar dedicado al recuerdo de Ferdinand Lassalle, considerado el padre del socialismo alemán, una cuestión que, a nuestro entender, no deja de tener algo de paradójico, ya que Lassalle no fue, precisamente, un claro oponente de Bismarck, aunque, en todo caso, moriría muy pronto, en 1864, antes de que naciera la Alemania unificada.

A continuación del autocar marchaban portadores de grandes carteles, con distintos episodios de la historia del socialismo desde 1863 hasta la actualidad. También se portó una enorme caricatura de Bismarck.

En la manifestación estuvieron presentes unos cuarenta veteranos del SPD del tiempo de la persecución de Bismarck. Después marcharon las delegaciones de las distintas organizaciones socialistas alemanas: jóvenes, asociaciones deportivas, sindicatos de la educación, etc. No olvidemos que el SPD terminó por organizar casi una sociedad paralela alemana con todo tipo de organizaciones, asociaciones y grupos.

Bock, que ya en 1875 presidió el decisivo Congreso de Gotha, y que durante 45 años estuvo en el Reichstag, dirigió un discurso a los manifestantes desde un balcón del palacio de los Hohenzollern, en el que hizo un resumen de la historia del socialismo. El acto terminó con el canto de “La Internacional”.

Hemos consultado el número 6157 de El Socialista. Sobre Lassalle, el autor del artículo tiene un trabajo publicado en Nueva Tribuna (diciembre de 2016). Sobre las cuestiones festivas y de la memoria socialista tenemos algunos trabajos publicados, como “La alternativa festiva socialista a fines del XIX: el caso danés”, en la revista Los Ojos de Hipatia (septiembre de 2017), y, por fin, “La memoria de Pablo Iglesias: el inicio de su primera Fundación”, en el número 24 de Argumentos Socialistas (mayo-junio de 2018).

Eduardo Montagut

Doctor en Historia. Profesor de Secundaria, autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica, miembro del Grupo Federal de Memoria Histórica del PSOE.

3°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 82%

Viento: 20.92 km/h

  • 14 Dic 2018 9°C 1°C
  • 15 Dic 2018 9°C 1°C
Banner 468 x 60 px