Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El sindicalismo francés por la reconstrucción después de la Gran Guerra


El movimiento obrero se preocupó de la reconstrucción al terminar la Gran Guerra. El caso francés es paradigmático. Vamos a ofrecer un acercamiento a algunas de las iniciativas que partieron de la CGT.

En noviembre de 1919, la Confederación General del Trabajo expuso su posición hacia el tema. Para la reconstrucción se oponía a que se promoviese facilitando la creación de nuevas y escandalosas fortunas en detrimento del interés general. Por eso, solicitaba que los trabajos se efectuasen, tanto como lo permitiesen las circunstancias, por nuevos organismos colectivos dotados de personalidad civil y administrativa, formados por representantes de “productores y consumidores”.

Por lo demás, convenía que los pueblos y las fábricas se reconstruyesen sobre fórmulas de progreso, es decir, teniendo en cuenta los principios de higiene, salubridad y también de estética, comprendiendo viviendas obras y espacios libres para la salud pública y el desarrollo físico de la infancia.

En 1920, en el Consejo Económico Obrero, la CGT formó una comisión especial para estudiar el problema de la reconstrucción. Planteó, pero sin éxito, al gobierno muchas iniciativas y, en consecuencia, la Confederación expresó públicamente su desconfianza hacia el poder público. Por eso, empleando los estudios encargados por el Consejo Económico Obrero, plantearon para el Norte de Francia (la parte castigada por la guerra) un plan de acción, cuyas bases fueron las siguiente:

-Sustituir con la organización del trabajo, en armonía con los principios sindicales, a empresarios, contratistas y demás explotadores en las poblaciones devastadas.

-Organizar de manera completa, a base de cooperativas, las organizaciones de los siniestrados.

-Federar las cooperativas.

-Organizar de forma federalista las municipalidades.

-Crear un órgano central de los sindicatos que participen directamente en la reconstrucción bajo el control de la Comisión administrativa de la CGT.

-Cooperación de la nueva organización con los técnicos de la USTICA.

-Colaborar con las organizaciones sindicales alemanas para la reconstrucción.

Estas iniciativas debían ser expuestas en una asamblea de municipalidades que la CGT había convocado en París en marzo de 1921.

Hemos consultado el número 3784 de El Socialista, de 28 de marzo de 1921. La fuente ha sido Aimé Floreal, corresponsal del periódico en París, que trató el tema dentro de su “Crónica de París” a propósito de la visita que una comisión de la Federación Sindical Internacional giró por el norte de Francia en relación con una investigación que debía realizar sobre la devastación generada por la guerra.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.