Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

La interpretación de “Ahora” de la lucha en la izquierda obrera al inicio de la República


En un anterior artículo nos centramos en la preocupación que el diario Ahora, de tendencia centrista o moderada, tenía en relación con el comunismo en el inicio de la Segunda República en un editorial. La preocupación por lo que consideraba extremismos fue una seña de identidad de este periódico. En junio de 1931 se publicó otro editorial en el que se analizaban los que el periódico consideraba enfrentamientos entre anarcosindicalistas y comunistas con la UGT.

El periódico creía que era de vital importancia este enfrentamiento, al que no se dedicaba mucha atención por parte de la opinión pública, enfrascada en la lucha de partidos y en la elaboración de candidaturas para las próximas elecciones a Cortes Constituyentes que, como sabemos, se iban a celebrar a finales del mismo mes de junio. En realidad, al periódico le había preocupado mucho el asunto del nacionalismo catalán, pero veía que se estaba encauzando, siempre según su visión, por parte del Gobierno, pero, sin lugar a dudas, la cuestión fundamental estaba en los conflictos sociales, que se estaban produciendo en toda España.

La cuestión clave era, a juicio de Ahora, el conflicto entre las organizaciones obreras socialistas y las afectas a la CNT, calificadas como extremistas, con el apoyo del radicalismo comunista, aunque los comunistas no contaran con una organización fuerte. Así pues, de una parte, estaría la UGT que se propondría sostener la República, que consideraba fundamental consolidar el nuevo régimen para alcanzar futuras reivindicaciones, y por otro, “las masas impacientes”, que supuestamente querían asaltar el régimen vigente desde el mismo momento que habían podido manifestarse acabada la presión de la Dictadura.

El periódico consideraba que el obrerismo militante había estado claramente limitado geográficamente en España, con zonas de dominio absoluto de la UGT, mientras que en otras imperaban los sindicalistas. Por eso la hostilidad obrera no había generado violencia. Pero esa especie de acuerdo tácito de signo geográfico se había roto, porque tanto la UGT como la CNT pretenderían extenderse por todo el país.

Los sindicalistas, solos o unidos, y en ocasiones, supuestamente unidos a los comunistas, habrían atacado a los socialistas en zonas donde estaban firmemente asentados: Bilbao, San Sebastián, y en la zona minera asturiana. También ese choque se estaba produciendo en Madrid.

Por su parte, la UGT estaría emprendiendo la ofensiva en zonas donde hasta el momento no había tenido presencia significativa, como Barcelona y Zaragoza.

También se estaba produciendo una especie de forcejeo de ambas organizaciones en el campo andaluz.

Y de todas estas afirmaciones se aludía a hechos concretos acontecidos en esos momentos.

En conclusión, para el periódico era la cuestión “más apasionante de la hora actual”, y el porvenir de la República estaría, en buena parte, ligado al desenlace de esta lucha.

El artículo se encuentra en el número de Ahora de 10 de junio de 1931

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider