Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

El laborismo británico ante el paro a comienzos de los años veinte


Ante la crisis de trabajo que padecía el Reino Unido a finales de 1920, la Conferencia Nacional del Partido Laborista se reunió a finales de enero de 1921 para tratar la cuestión. El Partido se había negado a unirse al Gobierno y había nombrado una Comisión conjunta laborista y de las Trade Unions para preparar un plan detallado al respecto. En este artículo presentamos dicho plan.

Los laboristas y los sindicalistas se planteaban como una necesidad urgente evitar inmediatamente la miseria a la que estaban abocados cientos de miles de obreros en paro. Para ellos había que establecer las siguientes ayudas: 40 chelines semanales por familia, o 25 por hombre o mujer solos (interpretamos que se estableció una escala de ayudas en función de la cualificación profesional, según lo que expresaba la crónica de A. Fenner Brockway). En segundo lugar, había que proporcionar trabajo a través de las siguientes medidas:

-Establecimiento de la semana de cuarenta y cuatro horas de trabajo. Limitación estricta de las horas extraordinarias (excepciones sobre las horas de trabajo para determinadas industrias).

-Prohibición del trabajo para menores de 16 años, y continuación de la educación obligatoria para estos jóvenes.

-Establecimiento del trabajo “socialmente productivo” por parte del Gobierno: construcción de caminos, obras forestales, podas…

-Inauguración de un programa de construcciones para levantar casas, escuelas, etc. El Gobierno debería ofrecer una garantía de trabajo de cinco años a los miembros de los Sindicatos de la Construcción.

-Reparación y construcción de obras públicas: líneas férreas, canales y puertos.

-Intensificación del cultivo de las tierras.

En tercer lugar, habría que reanudar el comercio marítimo a través de las siguientes medidas:

-Inmediata y completa restauración de las condiciones de paz en todas partes, abandonando las expediciones militares.

-Firma de un acuerdo comercial con Rusia.

-Resolución de las indemnizaciones alemanas sobre presupuestos razonables y prácticos.

-Inmediata garantía de créditos, evitando las especulaciones, a los países de Europa Central y organización del comercio.

Los fondos para el establecimiento de estas medidas debían sacarse de:

-Ahorro por el cese de las expediciones militares y reducción de gastos militares y navales.

-Impuesto sobre la renta del capital.

La Comisión quería dejar claro que había que atraer todas las energías. Los británicos tenían que ser conscientes que había que emprender una nueva guerra, pero esta vez contra la pobreza y la parálisis económica.

La Comisión opinaba que la depresión era debida al fracaso del capitalismo, acentuada por el fracaso del Gobierno británico y de otros para resolver la situación económica que habría generado la guerra. Los Gobiernos aliados, bajo la ilusión generada por la victoria, seguían afirmando los laboristas, se habían consagrado a concluir una “paz amañada” mientras dejaban trabajar a la iniciativa privada preocupada solamente por establecer altos precios para conseguir más beneficios. Había que tener en cuenta, además, que el mercado ruso seguía cerrado, y las cláusulas del Tratado de Versalles y el desmembramiento de la unidad económica del antiguo Imperio austro-húngaro habían agravado más la situación.

Por eso, la Comisión defendía que se derribasen las barreras comerciales que se habían levantado por los nuevos Estados europeos. Sugería, además, que se facilitase todo lo posible el comercio.

Por fin, el informe expresaba que las necesidades de todos debían anteponerse a la “superficialidades de unos pocos”. Si un Estado después de la guerra más grande que se había producido en la Historia podía hallar dinero (un millón de libras semanales) para una guerra en Mesopotamia, podía encontrar los medios, si los buscaba, para evitar la “desmoralización de su pueblo”. Y si la disminución de los gastos militares y otros superfluos no alcanzaba para la suma total que se necesitaba, se debía apelar a otros recursos.

Los laboristas defendían el principio de la “igualdad de sacrificio” para hacer frente a los problemas porque un número creciente de familias se estaban hundiendo a diario en la semimiseria, frente a las leves molestias padecidas por las clases acomodadas. La carga principal de la crisis estaba recayendo sobre los que menos la podían sobrellevar.

Hemos consultado, como apuntábamos, la crónica de A. Fenner Brockway, publicada en El Socialista, del día 31 de enero de 1921.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider