Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

La queja socialista por la dificultad de celebración de actos civiles (1931)


Aún instaurada la República, y aprobada la Constitución de 1931, la celebración de actos civiles no era lo fluida que se esperaba, como lo demostraría la queja que los socialistas publicaron en El Socialista en diciembre de 1931. Los cambios de régimen y legales podían producirse, pero el peso del pasado, de la mentalidad religiosa era muy fuerte aún.

Al parecer, en la redacción del periódico obrero llegaban con regularidad quejas de militantes de pueblos de toda la geografía española sobre los problemas que se encontraban a la hora de gestionar actos civiles, como matrimonios civiles, inscripciones en el Registro de niños y sobre los entierros.

El periódico consideraba que tradicionalmente se había producido una evidente presión social, familiar y hasta patronal en el ámbito rural (el mayoritario en aquella España) para la realización de determinados actos, como el del matrimonio civil, considerado un sacrilegio por la Iglesia Católica. Pero esas dificultades históricas perduraban. El problema se agravaba porque también se presentaban complicaciones en relación con la Administración, especialmente en los Juzgados y con los jueces rurales. El tercer problema era el económico: era un acto caro para muchos españoles humildes. Esta combinación de factores, según el órgano socialista, hacía que una parte de los trabajadores se viera precisado de prescindir de sus ideales, y terminara por casarse por la vía eclesiástica.

Al parecer, una situación semejante ocurría con los otros actos civiles citados.

Por eso, el periódico hacía un llamamiento al ministro de Justicia para que se estudiase el modo de hacer viable que los trabajadores pudieran celebrar esos actos según sus deseos. Esos españoles estaban abandonados por las dificultades que se encontraban a cada paso, desde amenazas y coacciones hasta la más pura indiferencia, sin olvidar la cuestión del precio.

Hemos consultado el número 7121 de El Socialista, de 5 de diciembre de 1931). La cuestión de los entierros civiles en las primeras décadas del siglo XX ha sido estudiada en distintos artículos publicados en El Obrero, como se puede comprobar consultando la hemeroteca del periódico.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider