Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

La formación sindical socialista a principios del siglo XX


“Los obreros que carezcan de esta educación no pueden ser buenos defensores de sus intereses”

El periódico El Socialista fue una verdadera escuela de formación sindical socialista durante gran parte de su existencia. En sus páginas, además de difundir las ideas socialistas, y de intentar formar buenos militantes del Partido, dedicó la misma atención a la cuestión de la organización sindical o societaria, pilar básico del movimiento obrero de signo socialista. En este apunte rescatamos un artículo, publicado en diciembre de 1901 donde se defendía la importancia de que el trabajador tuviera una adecuada formación para que la lucha emancipadora tuviera éxito.

Conseguir y consolidar una mejora requería del trabajo colectivo, es decir, compañerismo, solidaridad y unión, pero también otros elementos: cautela y previsión. Si faltasen todos estos componentes era muy difícil vencer y mantener la conquista.

Todas estas cualidades no nacían inmediatamente cuando se constituía una sociedad obrera, sino que era fruto del tiempo y la educación o propaganda desarrollada por los que más formación sindical tenían, así como del trato continuo entre los afiliados como compañeros.

La imprevisión llevaba al fracaso en las huelgas, sobre todo cuando las cajas de resistencia no estaban bien dispuestas. Muchas de esas huelgas también fracasaban porque se emprendían en momentos propicios para los patronos, o porque se habían adoptado posturas muy maximalistas. Todos estos eran males fruto de la falta de “educación societaria”.

Así pues, una vez que se creaba una sociedad obrera el primer objetivo era el de la formación de sus componentes. Obligación era de los fundadores de las mismas y de los compañeros con más formación y experiencia ponerse a la labor educativa en el fomento del compañerismo y del valor de la solidaridad. Esas dos virtudes, íntimamente ligadas, pasaban por no ocupar jamás el puesto de un compañero despedido, ni dejar de pagar la cuota con la que se sostenía al huelguista, ni abandonar al que perdía su trabajo o fuera a la cárcel por defender su trabajo. Y, por fin, era fundamental que el trabajador no dejase de protestar contra los desafueros que pudieran sufrir otros compañeros por parte de las autoridades.

El principio de la unión debía ser también uno de los principales en la educación del trabajador afiliado, y que no terminaba con la inscripción en una sociedad obrera. Ese trabajador debía ver en la sociedad obrera una especie de escudo, su amparo, y por ella debía trabajar con el fin de fortalecerla y no abandonarla nunca, teniendo muy presente la necesidad de cumplir los acuerdos adoptados según el reglamento.

La previsión, como también hemos apuntado al principio, era una cualidad fundamental de esta educación societaria. La caja de la sociedad era un elemento clave para el trabajo sindical, porque de ella dependía la subsistencia de los afiliados y de sus familias en caso de conflicto laboral.

La cautela tendría que ver también con la necesidad de que el trabajador entendiera que había tiempos en las luchas, que la precipitación no era una buena guía. No se podían emprender huelgas sin la debida preparación, y no sólo por contar con una caja de resistencia bien abastecida, sino también porque era importante analizar previamente la fuerza con la que se contaba. Si no se hacían estos análisis no sólo era fácil perder, sino también que la propia organización quedara dañada o desapareciese.

Además, era importante que el trabajador entendiese la importancia de ingresar en la Federación de su oficio en caso de existir, formar parte de la Organización nacional que tuviera la misma táctica y objetivo que su sociedad, sin olvidar la adhesión internacional, porque todos los obreros eran hermanos.

Hemos trabajado con el número 823 de El Socialista. En la hemeroteca de El Obrero encontraremos distintas entradas sobre estos aspectos vitales sobre la organización sindical de signo socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider