Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

Poetas

Todos los contenidos de nuestro sitio son propiedad de sus respectivos creadores intelectuales o de EL OBRERO, y por consiguiente cualquier uso de los mismos está sujeto a la aprobación previa de EL OBRERO. El extracto informativo de los contenidos de nuestro sitio está autorizado siempre que se cite la fuente de procedencia. Las opiniones vertidas por los autores y las autoras, así como la información relativa a sus perfiles, serán de su exclusiva competencia y responsabilidad. EL OBRERO no se hace responsable de lo que los autores y autoras escriban.

  • UN POEMA PARA CADA DIA DE INVIERNO
  • POEMAS ESENCIALES
  • POEMAS DE AMOR Y VIDA
  • VERSITOS. POEMAS CORTOS PARA NIÑOS
  • CENIZAS
  • POEMAS DESDE LA DISIDENCIA

    Días oscuros de pandemia

    Se fueron las grullas

    junto al invierno

    Y las nubes negras

    ya iban viniendo.

     

    A mi madre

    Frente al espejo y el sol, los ojos de mi madre,

    su verde intenso,

    su risa alegre.

     

    Recuerdo en noviembre

    Qué ternura tan suave hay en esta tarde de otoño.

    El suelo forrado de un oro de hojas,

    y suspiros lejanos que vienen,

    a través de los árboles altos que lloran.

     

    Momentos

    Entre tú y yo, el alma a un paso.

    Reflejos suaves de color entre los dos.

    Instante profundo, claro, tangible,

    de algo a nuestro alcance.

    Colores, confusión, duda, tristeza,

    o ¿acaso amor?

    Hoy

    Desde el viejo sillón, inquieta,

    mira imágenes en color

    que tornan a blanco y negro.

    ¡Hija! -grita desolada-

    ¡Huye! De nuevo cabalgan.

    Poema del libro Tríptico, de Izara Batres (Poemario ganador del Premio Mundial de Poesía Mística 2016, Fundación Fernando Rielo 2017)

    Mamá

     

    Desbordada de mí, madre,

    rota por mi herida;

    con una cruz en el rostro,

    que te siega las mejillas y la luna,

    los ojos de noches sin luz y sin sueño,

    La tarde

    La tarde se ha marchado envejecida,

    ha pasado la primavera de sus días

    pero ha dejado cautelosamente,

    una pincelada verde en la tierra joven que dormía.

    Primavera fría

    A tu eterno sueño también llegó la primavera,

    te obsequió con margaritas amarillas y madreselva,

    portadoras del alba de lo etéreo.

     

    Dulcemente resplandeces en piedra fría

    A mi abuela Ángela

    Entraba el sol de la tarde

    a través de los cristales de plata,

    y ella en triste silencio

    tejía y bordaba cojines de seda

    con flores doradas.

     

    Poema libro Sin red de Izara Batres (Ed. Renacimiento, 2019)

    Sal del khronos,

    busca la línea de fuga.

    Persigues un día sin nombre

    que no tiene, aún, semilla y sistema,

    lo has inventado tantas veces...

    Otoño

    Árboles rojos, dorados

    de este otoño inquieto

    y dulce lluvia en geranio rojo.

     

    Y en la tarde quieta

    de mi alma clara,

    “Esos días azules y ese sol de la infancia”


    “Esos días azules y ese sol de la infancia”


    (Antonio Machado)

 


    Y digo yo antonio

    
Cómo se puede morir en un albergue

    
Fuera de tierra y río

    
De Sevilla y de oro, de cielo azul de infancia



     

    Niebla

    Herida en su mitad por el norte callado.

    
Lentamente invadida.

    
Enclaustrada en columnas.


    La niebla esculpe aquel invierno que perdimos.



     

    Es dorado el reflejo de mi cuerpo,


    dorada la constancia de las luces.


    Pretérita razón en el dorado círculo de humo.

    
Testigo de este año y los que fueron, los que vendrán ahora.



     

    Podría (Para Key)

    Podría escribir un poemario entero


    sólo con tus suspiros cuando niño,


    con tus miles de dudas y tus escasas quejas.


    Podría hacer cien versos con mirarte.



     

    La niña tras el cristal

    La niña tras el visillo

    detrás de la mosca va.

    Qué alegre ríe la niña

    cuando la intenta alcanzar.

     

    Palabra

    Me diste tu palabra.


    La entendí como estandarte férreo


    que llevar ante el mundo.


    “Al lado lucharemos por los otros,

    
por esos que no pueden”, me dijiste.



    Elipses

    Quizás imaginó que el gris era el secreto


    en algún recoveco de su historia.


    Entendería, tal vez, que los milanos

    
y aves de la noche

    
aplacarían con sombras los desiertos caminos,


    Resortes

    Soldando.


    Entresacando los puntos a la vida

    
como mi padre antes.



     

    Eligiendo la herrumbre.


    Nada nuevo

    Nada de nuevo hay en el materialismo

    la humanidad y el superhombre ya no nos elevan

    por encima del hombre.

    No nos van.

     

    Caz de tuétano

    Niego la validez del pensamiento en esta mísera

    Posición antirracional,

    horizontal, de tu partida.

    La materia no puede acceder a la razón

    pero sí a la miseria de la alfombra

    El país que dejé no ha perdido su forma

    «El país que dejé no ha perdido su forma,

    encuentro manchas que se le parecen

    y señalo ciudades.

    El país del que soy, por el contrario,

    achicó sus fronteras y sus fuerzas,

    Dánzame, madre, baila con este hijo

    «Dánzame, madre, baila con este hijo

    que los otros son bellos y la música

    no rechaza sus cuerpos.

    Pequeños y grotescos, ¡hagamos espectáculo!,

    que vibre nuestra carne tambaleando al público

    Mudanza

    En la vajilla pone made in China

    pero en el tintineo de los platos

    yo escucho Barcelona

    como se crea el mar

    cuando tú lo pronuncias y las olas

    Semana

    Dos árboles se están amando en este

    parque, yo los observo en su tristeza.

    Lejos uno del otro van muriendo

    (en una parsimonia que los mata)

    esperando a la lluvia que los una

    La ducha

    La ducha, sin nosotros, no es la misma.

    Escucho su tic-tac de reloj de agua,

    impaciente como el despertador

    que me grita porque he dormido solo,

    y las sábanas pesan como un mundo,

    Poemas en un confinamiento

    Confinamiento

    Mientras la pareja de mirlos

    celebra el acabado del nido

    cómo puede un nanovirus

    descubrirnos la insondable

    Lo que mata

    No mata el golpe de gracia

    ni la muerte misma.

     

    Mata la tormenta

    que surge inesperada

    De ti me queda tu retrato

    De ti me queda tu retrato

    Dulzón sabor deshecho

    De un ángel empapado en barro

    La empalagosa copia de tiza

    De un belén polvoriento

    Oración

    Regla y periodo.

    Sangrado de mamífera, de hembra,

    
expulsión del óvulo que nadie fecunda,


    del óvulo infértil, del yermo.

    Fase, ciclo, periodo.


    Raíces (Ermita de Santo Domingo, Romancos)

    Hundir las manos en la tierra

    como si nuestros dedos

    fueran raíces, lenguas ávidas

    que se nutren del fértil limo

    o de las voces que palpitan

    Inventario

    Está la casa llena de aparatos

    
(la garganta, de carne, no se enchufa).

     

    Teléfono fijo: está 

    
como si no estuviera.

     

    Portátil: está

     
y duerme en la cama principal.

     

    Fluyen a través de mí más vida

    Fluyen a través de mí más vida

    Como corrientes de agua se entrelazan

    Se persiguen, se dividen y otra vez

    Se unen, toman

    Ojos

    En las alas no,

    pero hay ojos

    en todas partes.

     

    Dentro de los ojos hay ojos;

    La emboscada

    Lejos de estar muerto, un cuerpo en descomposición rebosa de vida.

    El país. Ciencia. 3 de noviembre de 2015

    
Afirmar que la vida es la frontera,


    el límite cuando equis tiende a cero,


    un nombre sin razón ni paradero,


    la voz que clama existo y desespera.

     

    Mi hombre araña

    Sí creo: aunque a veces doy patadas


    al aire fresco sin saber por qué

    
(puede que sean sueños con fantasmas).

    Pero yo sí creo que solo aquí,


    mecida en la red, consigo el descanso,

    A veces pienso en ti

    A veces pienso en ti

    Confundido en la rutina diaria

    Ahora vives en todas partes

    Y en ninguna

    Pero cuando paso

    A oscuras

    Ya no lloro;

    no hay uñas en mis dedos

    ni sangre bajo tierra.

     

    Tengo metralla en los ojos

    A las ocho de la tarde

    Con qué fuerza mis aplausos

    a las ocho de la tarde

    abrazo colectivo

    cada dia

    preñado de humanidad.

    Alarde de empatía (o las comparaciones son odiosas)

    Actos solemnes, misas,

    declaraciones oficiales,

    funerales de Estado,

    minutos de silencio,

    banderas a media asta,

    Consejo espiritual

    Ahora sucede que no veo bien

    por las noches y que me asusta

    el puro miedo.

     

    Me pierdo en cada casa,

    Si tus ojos hablaran

    Si tus ojos hablaran,

    una mirada sería suficiente

    para hablarme de amor,

    para matarme de silencio.

     

    Inexacto

    Abrir los ojos

    no es despertar.

     

    No es levantarse

    salir de la cama,

    ni caminar

    No llega a mi la luz

    No llega a mí la luz

    arrojada a las acequias.

    Ni el invisible manto de las horas que

    transcurren.

    Peregrino del silencio, me acompaña

    A veces te me pierdes en la memoria,

    A veces te me pierdes en la memoria,

    y te he de buscar

    por las empedradas calles,

    en los caminos ciegos,

    en los aromas que cruzaron la frontera,

    Tres generaciones

    A mi hijo, a mi padre

    "Como la generación de las hojas,

    así también las de los hombres"

    Homero

    Nadie me mira como tú me miras.

    También miré yo así a mi padre un día

    y hoy me cuesta hasta mirarle.

    QUÉ vaga eternidad, tan frágil

    QUÉ vaga eternidad, tan frágil,

    la que entonces urdimos

    en un retablo de sueños.

     

    Parecía bastante, y alrededor

    Muerte y vida

    Si muero en vida, muero

    Si no muero, muero porque no lo hago

    Dejo de vivir en mi, y la llama apago

    La llama de mi interno fuero.

     

    Cierro

    No se puede tener todo

    como si fuera verano.

     

    No conviene abrir

    de par en par

    porque entra el frío y cualquiera.

     

    CUANDO incide violento

    CUANDO incide violento

    atravesando el invierno

    y entra de pronto en la casa,

     

    y traspasa el umbral

    Triple de mujer

    Hoy sin motivo pensaba

    que si no fuera mujer quisiera…

    ser edredón de plumas,

    pañuelo limpio,

    sábana de hilo doblada.

    Berceuse

    Aquí me oculto,

    en el rumiar hueco

    de otros labios.

     

    Como una insinuante plegaria

    Resuena en mi mente

    tu nombre

    como una insinuante plegaria.

     

    Perfumas de incienso

    la llama que derrite la cera

    Viviré

    Viviré en las raíces que de la tierra que me vio crecer se nutren.

    Viviré en las olas que a la tierra que me dio la vida embisten.

    Viviré en el viento que da voz a las hojas de los árboles cuyas raíces estan a la tierra en ristre.

    Viviré en las flores de primavera, coloridas, perfumadas, que dejan atrás el invierno triste.

    Viviré en los olores de la mar del norte de mi amada patria, salada.

    Tu nombre

    Pronunciar en voz alta tu nombre,

    decirlo a media voz o susurrarlo;

    sentir que el aire asciende,

    palpita en la garganta

    y pellizca mis cuerdas vocales;

    CERRADO el último oleaje

    CERRADO el último oleaje,

    penetro

    en el espacio de las voces amansadas.

     

    Palabras rodadas que desfilaron

    Espíritu de ley

    Consideraste importante acomodar el placer

    al extremo de esa sensualidad egoísta de atributos,

    de sensaciones físicas.

    Te dije que no establecía el bien particular en los ojos

    de aquel que sufre.

    CON frecuencia

    CON frecuencia,

    la memoria se empecina

    en conservar un instante del pasado,

    inamovible en la leyenda del recuerdo,

    como algo sólido e inmutable,

    Pétalos marchitos

    Ahora

    sólo quedan las flores,

    un ramo sin vida

    que agoniza entre pétalos marchitos.

    Existencia

    La existencia no es un modo de ser del hombre

    no soy ni quiero ser de una manera concreta,

    no existo como los otros.

    Yo mismo constituyo mi propio hacerme o mi propio

    existirme.

    Haikus

    La niebla azul

    se hunde entre los cerezos.

    Almas desnudas.

     

    La primera lluvia

    Summa de inexistencia

    Hoy he deambulado por campos de acción y de razón

    buscando conocimiento de verdad revelada,

    pero mi referencia no es perfecta,

    pero no es imposible

    cuando el mundo se halla en movimiento y yo estoy fuera.

    Corazón en penumbra

    Entre esta multitud

    de rostros,

    que me hablan

    de ausencia.

    Que entristecen

    Las suelas de mis zapatos

    He condescendido a agachar mi cabeza

    y observar las desgastadas suelas de mis zapatos.

    Nadie sabe lo que cuesta esta operación

    cuando no puedes dejar de andar.

    Pero alguna vez hay que parar, descansar

    La mano de Plotinus

    Los seres emergen y emanan sangre de ira.

    El Dios trascendente es fuente de todo,

    de todo ser, de todo conocer.

    El Uno como fuente de todo no se interesa

    por nada que no sea Uno,

    Robots

    Pequeñas luces parpadean ansiosas

    entre las manos de los iluminados.

    Dedos nerviosos y ágiles teclean sin piedad

    al son de una melodía banal.

    El Dilema

    He aquí el dilema de una causa justa.

    Como en un discurso hegeliano,

    del que todos huyen,

    hemos llegado al camino que separa

    conciencias y abona iniquidades.

    Estupidez

    De entre las llamas

    de la superstición vemos surgir

    las pavesas de la ignorancia,

    restos perversos de

    una floración suprema.

    Retorno

    Escribir es un retorno siempre,

    a la vida, a la voz,

    en la memoria que buscamos

    igual que en un espejo nuestra imagen,

    amor de simetrías,

    Olvido

    Se me acaba la vida,

    pero no para morir,

    que todo llegará,

    si no para ser.

    Que estoy pero no siento,

    5º Poema

    Mientras olisqueaba tu almohada

    en aquella tarde ociosa,

    después de que aquel sueño turbio

    me abandonara en mi orilla,

    una ráfaga de libidinoso deseo

    El dulce de las pasas (copa de embeleso)

    I

    Todavía tú y yo

    nos sabemos en medio de la charla

    tantas veces banal de reuniones,

    en medio de las risas

    y una copa

    El valor de la herencia

    Brindis:

    Por las cosas hechas con seriedad y cariño

    y un punto de temor a los abismos.

    HALLAZGO Y CELEBRACIÓN

    He subido a la cumbre siguiendo aquella senda

    que un día mis mayores de niña me enseñaron.

    Se nos escondieron los besos

    En estos tiempos que corren,

    se nos escondieron muchos de nuestros besos

    en lo alto de las copas de los árboles,

    tras la luz de las estrellas,

    dentro de las aguas abisales del océano,

    Fuerza del amor

    Sostenidos sobre una sábana,

    cálida y blanca

    cubiertos de nada.

    Vivos y enteros,

    vestidos con nuestras almas.

    Tiempo final

    Dedicado a nuestros mayores.

     

    Han sido muchas lunas de tristeza

    que opacaron sus ojos,

    ya no quedan colores

    Estoico

    El cosmos, la naturaleza, impregnan todo pensamiento.

    El estoicismo ha llegado a su fin.

    El ser vivo no ha perdido sus materias, pasiva y activa

    y se ha quedado como desnudo en la Nada.

     

    La inspiración

    La inspiración es ave misteriosa

    que en la noche se posa en nuestra rama,

    y desde su silencio nos reclama

    con la delicadeza de la rosa.

     

    Un niño para la escuela

    Llegó temprano,

    vestía preguntas  de mil colores.

    En sus ojos grandes

    brillaba la inocencia a borbotones.  

     

    ¡Por ti, por cada uno de los que os habéis ido!

    —en memoria y homenaje— (*)

    Después de tantas semanas de confinamiento

    y de diez días de negro luto,

    nos hemos quedado más solos

    –¡demasiados sitios vacíos a nuestro alrededor!

    ¡Todos juntos! (*)

    De esta vamos a salir

    ¡todos juntos!

     

    Por nuestros mayores,

    por nuestros padres y abuelos,

    Sudario sin voz

    Mortalidad a plazos es la del

    espectro

    del antiguo reino,

    inventado por ti.

    Desmiento la leyenda de mi

    Palabra

    El miedo maridó con el silencio,

    pero quedó la palabra susurrada.

    Apenas un silbido rozando la vida,

    audible entre trinos de pájaros

    traspasa arboledas,

    Ni socrático ni areté

    Poseo el bien, poseo el saber…y qué.

    La naturaleza postula su buen hacer entre

    las cenizas de tu sombra, cirenaica, y absurda diría yo.

    Tan sólo la liberación de los deseos te conduce

    a ese saber, único, que da la felicidad.

    Lápiz y papel

    Al trazar tu cuerpo en mi cuaderno,

    me asalta una gana repentina

    de volverme piel en tus manos,

    la sangre que camina dentro de tus venas,

    y en tus ojos…la retina

    Somos uno

    En la diversidad de cada uno

    de cada una

    somos uno.

    Como la arena, el árbol, la nube

    el aire y el río

    El Teléfono

    Estás más allá del número de teléfono,

    pero tan cerca que mi aliento te empaña.

    Deseo.

     

    La pantalla me habla al oído.

    Madre

    Madre,

    dejarás de trabajar

    si conmigo te quieres casar,

    dijo padre.

    Y tú te dedicaste

    Al Padre

    A quien nos cuidó

    en nuestra frágil infancia.

    A quien nos guió en las dudas

    de nuestra adolescencia.

    A quien nos abrió camino

    Poesia en tiempos de Covi 1_R

    El desordenado ruido de la calle

    dio paso al canto olvidado de las aves.

    Nuevos sonidos ocupan el espacio

    patrimonio ayer de raudos motores

    de fumígeno aliento.

    Cuatro días

    Cuatro dias

    Cuatro noches

    sin salir de aquel hotel.

    Cárcel de amor y de sexo

    los dos locos, lujuriosos

    Angustia

    Responde. 

    ¿Has sentido silencio recorrer 

    la memoria como un filo seco, tajando 

    surcos en tus méritos por  desdén? 

    Silencio. 

    El amor nos inventa

    El amor nos inventa y

    nos anula.

    Ya no soy yo

    ya no me pertenezco

    y tú dejaste de ser tuya.

    Las calles desiertas de Madrid

    Hoy no ví esa luna llena

    Luna de un siete de abril

    Sigo encendiendo una vela

    Por los que van a morir

     

    El beso

    Quiero pintar un beso redondo y grande,

    tierno y jugoso como fresa de primavera,

    Un beso que selle, más allá del tiempo finito,

    una alianza de pueblos

    con vocación de eterna.

    La textura extraña del silencio

    Ahora siento que mi voz ahogada

    sólo puede dar la textura extraña del silencio

    entre las escamas purulentas que desafían mis sueños.

    Sé que ahora huele más denso el aire,

    más lejano e invulnerable a mis llantos,

    Pulsaciones

    Con este cuerpo de un ayer,

    ultimo mi dolor para el adiós.

    Con esta sombra ya proyectada,

    ultimo mi presencia en la pisada.

    Con este aire aspirado,

    ¿Sólo?

    Apenas unas sombras

    en el recuerdo dormido de tu ausencia,

    apenas unas sombrasque encendían de luz los tejados de mi ciudad.

     

    Sólo extraño tu mirada

    Los machos cabríos

    Anuncia, tormenta, mi llegada, que vengo llovido de lágrimas;

    ilumina, relámpago, mi sendero,

    que se tiñen de oscuridad, uno por uno, mis pasos.

    Ya es el caso, trueno, que sueltes tu algarabía,

    que no alborea de claridad el día sino nebladura y destemplanza.

    Luna de misterio

    Asómate al fulgor de mis yemas…

    que estoy despeinando horas y kilómetros

    por ti

    intentando rescatar un retazo de oportunidad,

    prisas redondas de promesa incumplida

    Tened cuidado

    Si la saliva golpea con odio la palabra.

    Si la boca solo contiene urgencias no aplacadas.

    Si las amarillas entrañas del tiempo

    vomitaran sus fantasmas.

    TENED CUIDADO, no insistáis.

    Ausencia vulnerada

    Cuelgo mi abrigo en el armario

    ─demasiado lleno de promesas y de historia

    s que ya no me pongo al salir a la calle─

    luchando con una falda que se cae con insistencia,

    cuando me dicen que tu nombre me espera en el salón,