Gómez-Jurado: "En la novela 'Loba Negra' el lector ve el poder en crudo"

  • Escrito por Irene Dalmases
  • Publicado en Cultura
El escritor Juan Gómez-Jurado, durante una entrevista con Efe en la que comenta su nuevo thriller, "Loba Negra", una voluminosa historia -de 538 páginas- en la que regresan sus personajes Antonia Scott, que no es ni policía ni criminalista, pero ha resuelto decenas de crímenes, y Jon Gutiérrez, policía nacional vasco y homosexual, una suerte de sombra de la primera. EFE/Irene Dalmases El escritor Juan Gómez-Jurado, durante una entrevista con Efe en la que comenta su nuevo thriller, "Loba Negra", una voluminosa historia -de 538 páginas- en la que regresan sus personajes Antonia Scott, que no es ni policía ni criminalista, pero ha resuelto decenas de crímenes, y Jon Gutiérrez, policía nacional vasco y homosexual, una suerte de sombra de la primera. EFE/Irene Dalmases

El escritor Juan Gómez-Jurado llena plateas de teatro en las presentaciones de sus libros. Hay noches que se estira en la cama con alguna que otra contractura por las horas que ha pasado firmando ejemplares. Ahora, un año después de la exitosa "Reina Roja", regresa con otro thriller, "Loba Negra".

En una entrevista con Efe, el madrileño comenta que se trata de una voluminosa historia -de 538 páginas- en la que regresan sus personajes Antonia Scott, que no es ni policía ni criminalista, pero ha resuelto decenas de crímenes, y Jon Gutiérrez, policía nacional vasco y homosexual, una suerte de sombra de la primera.

Como es habitual en Gómez-Jurado, el texto absorbe al lector desde los primeros párrafos, en los que aparece un cadáver en el río Manzanares, aunque, luego, la trama se desplaza hasta la malagueña Marbella.

"La novela -destaca- hay que explicarla desde 'Reina Roja', no se puede interpretar de otra forma, pero es una aventura independiente de la otra, aunque inevitablemente es heredera de ésta, una obra que más de un año después de su publicación sigue entre los libros más vendidos, lo que es un milagro".

Por primera vez, el autor tendrá dos títulos conviviendo en las librerías, algo que "en los tiempos que corren es muy bonito que eso pase, que a la gente le guste lo que escribes y que no sea solo de consumo rápido".

Aunque no es nada partidario de contar sus historias, porque cree que son los lectores quienes deben ver lo que allí acontece, Gómez-Jurado, que solo de "Reina Roja" lleva vendidos más de 250.000 ejemplares en español y otros 80.000 en libro electrónico, considera que el relato muestra "el poder en crudo".

"Cada uno de nosotros -argumenta- intuimos que todo lo que ocurre no es tan perfecto como nos gustaría, que cuando contratas una cuenta de gmail, gratis, algo pasa ahí, pero ni de lejos intuyes lo que sucede y es solo cuando ves en crudo el poder, cuando piensas que eso no debería existir".

A su juicio, hay que "empezar a abrir los ojos y entender el mundo tal como de verdad es", siendo conscientes de que "la realidad siempre supera a la ficción en mucho". En este punto, aunque no quiere soltar prenda, sí precisa que mucho de lo descrito en su último título relacionado con el tráfico de drogas, de personas o de contenedores que van de puerto en puerto, "para muchos es lo normal de su día a día, solo hay que leer los periódicos".

Juan Gómez-Jurado, que se siente heredero de una determinada tradición literaria, piensa que la literatura es "como una llanura enorme con un fuego ardiendo en la parte central y, entonces, llegas y echas tus pequeñas ramitas y luego viene otro detrás y echa las suyas propias, y entre todos contribuimos a que el fuego siga brillando y a que la gente se siga entusiasmando con las historias".

Unas veces, continúa, "la rama arde con una fuerza que nunca hubieras imaginado que pasaría. No se puede racionalizar, un libro empieza a venderse un montón y eso es la magia que tiene, empiezas a cabalgar en una ola, que muchos empujan por ti, a partir de cientos de miles de decisiones individuales, desde el que lo coge en la librería porque le hace gracia, al que ha visto algo en Twitter y se lo acaba regalando a su padre por Navidad".

Ante eso, se pregunta el novelista, "¿qué escoges? ¿con qué razonamiento te quedas? No se puede explicar, más allá de que la gente ha conectado con unos personajes y los quiere acompañar". Con referencias musicales a Joaquín Sabina, Extremoduro, La Oreja de Van Gogh o Radio Futura, porque cree que ayudan al lector a conectar con las emociones de los personajes, Gómez-Jurado insiste en que el libro lo escriben "a medias" entre el lector y él.

"Yo siempre le digo, aquí estamos los dos, esto es una conversación en la que te digo cosas y tú me las dices a mi, y aunque no me llegan, se las estás contando al libro". Sin querer avanzar mucho sobre el futuro de Antonia Scott, que en esta historia por primera vez se asusta ante la contrincante que tiene enfrente, y de Jon Gutiérrez, el escritor sí deja caer que seguramente tienen mucho futuro por delante.