Agustín Almodóvar: “El cine es una herramienta muy terapéutica”

  • Escrito por Silvia García Herráez
  • Publicado en Cultura
El productor de cine Agustín Almodóvar. EFE/Gustavo Cuevas/Archivo El productor de cine Agustín Almodóvar. EFE/Gustavo Cuevas/Archivo

El productor Agustín Almodóvar considera que "el cine es una herramienta muy terapéutica", porque "si nos encontramos mal física o mentalmente y vamos al cine, nos olvidamos por un momento de nosotros mismos".

Así lo ha asegurado el productor tras inaugurar la primera jornada de Cine y Salud en la XI edición del Festival del Cine y la Palabra CiBRA, que se celebra en Toledo. "Centramos atención en otro o en otros, en la historia, por lo que en este sentido es terapéutico”, ha declarado a Efe Almodóvar, que ha participado en esta jornada con la última película de su hermano Pedro, "Dolor y gloria" .

Un filme protagonizado por Penélope Cruz y Antonio Banderas, que representará a España en los Óscar y que retrata la vida del director de cine Salvador Mallo (Banderas) que, debido a una serie de dolencias y malestar físico, es incapaz de escribir y de dirigir, por lo que aprovecha el tiempo para rememorar su vida y rendir cuentas con el pasado.

Almodóvar (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1955) ha recalcado que hay un componente muy importante de la medicina en la película: “Mostramos cómo un personaje derrotado decide acudir al médico para poner remedio a su dolencia médica y cómo eso le va a ayudar a solucionar también sus problemas personales”, afirma sobre una historia llena de paralelismos con la vida de Pedro Almodóvar.

No es la primera vez que los hermanos Almodóvar ponen la medicina como eje principal de sus películas, ya lo hicieron con la “Piel que habito” o con “Todo sobre mi madre”.

Respecto a esta última, el productor de El Deseo ha señalado que el objetivo de ese filme era mostrar cómo se trabaja en las unidades de trasplantes y cómo lo pasan los pacientes.

Y sobre "Dolor y gloria", se ha mostrado “agradecido, muy feliz y halagado” por la transcendencia que está teniendo la película y ha recordado el premio recibido de la Sociedad Española del Dolor, que agrupa a muchas personas con dolencias similares a las del personaje de Salvador Mallo, que se le acercaron y le dieron las gracias por retratar esta enfermedad.

“Mostrar el dolor como algo común que le puede pasar a alguien muy famoso o alguien que tiene la vida resuelta es un ejemplo o un reflejo para las personas que padecen esas enfermedades, que sepan que no están solos y que no tienen que sufrir en silencio”, apostilla.

El productor manchego confiesa que antes de poner título a la película tuvo un debate con su hermano Pedro, ya que usar “dolor” era algo muy arriesgado, porque es una palabra poco comercial y se asocia a algo negativo.

“El dolor es algo que nos margina, una manera de castigo por algo que hemos hecho mal en nuestra vida. Pero, con el tiempo nos dimos cuenta que en la película tenía un valor importante, porque eso le hace llevar ciertas peripecias al protagonista.

Decidimos así visibilizar algo tan humano y que nos acompaña toda nuestra vida y lo dejamos como título”, aclara. Almodóvar considera que el cine es una “herramienta potente” para la “reflexión y la educación”, ya que sitúa al espectador en el lugar de los protagonistas, en este caso de personas con dificultades médicas.

“El cine debería de servir para educar, para mostrar la fragilidad del ser humano. El cine tiene que ser un buen espejo en el que mirarnos, aplicado a todos los sentidos”, apunta.

En la jornada, celebrada en colaboración con el Colegio Oficial de Médicos de Toledo, también han participado los doctores Benjamín Herreros y Calor Mur, especialistas en Medicina Interna y Psiquiatría respectivamente, ambos muy ligados al mundo del cine.