La Tierra, protagonista destacada en el arranque de la Cumbre del Clima

Vista de la Tierra desde la Luna. EFE/NASA/Archivo Vista de la Tierra desde la Luna. EFE/NASA/Archivo

La Cumbre del Clima (COP25), que discurrirá en Madrid entre el 2 y el 13 de diciembre, comienza a tomar forma con la publicación del programa oficial de la ONU, que incluye, entre otros actos, una sesión plenaria dedicada al planeta Tierra.

La ceremonia de inauguración arrancará el lunes 2, según consta en el programa oficial de la ONU para la Cumbre, y durante toda esa primera semana se prevén numerosas reuniones plenarias de carácter eminentemente técnico entre grupos de la Convención, del Protocolo de Kyoto y del Acuerdo de París.

Asimismo, otros temas como océanos, bosques, agricultura, tradicional y ecológica y comunidades de indígenas se colarán en las reuniones de trabajo, que se celebrarán a lo largo de la primera semana, dentro de un evento de gran complejidad logística, que reunirá hasta 25.000 personas coordinadas con las distintas administraciones.

También se prevén múltiples sesiones de trabajo del Órgano Subsidiario de Ejecución y del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico.

En la segunda parte de la cumbre climática -entre el 9 y 13 de diciembre-, conocida también como el “tramo ministerial”, se darán cita numerosos jefes de Estado y de Gobierno, así como ministros responsables de Cambio Climático, Economía y Energía de países de los cinco continentes.

Durante esa semana, el foco estará puesto en la capacidad de los países de adaptación al cambio climático, de sus compromisos con la economía circular y de la sostenibilidad de las ciudades.

La cumbre contará con dos espacios diferenciados: una zona Verde, que pretende ser un espacio ciudadano, de encuentro y concienciación medioambiental, y una zona Azul destinada a reuniones técnicas y negociaciones políticas.

El espacio Verde dará cabida a diferentes actores -científicos, ONGS, emprendedores climáticos, sector privado, personalidades de la cultura, jóvenes y niños y niñas, pueblos indígenas entre otros- para que con su trabajo y aportaciones participen del compromiso climático.

Esta cumbre es de especial transcendencia debido a que constituye la última reunión para activar el Acuerdo de París concebido como el primer pacto mundial vinculante en defensa del clima del planeta, y que tiene que estar plenamente vigente en enero de 2020.