¡Únete!

Una exposición evoca la vida de la "gente corriente" en el antiguo Egipto

Varios ushebtis, pequeñas estatuas que se depositaban en las tumbas, se pueden ver entre el medio centenar de estatuas, relieves y pinturas egipcias que se exhiben en el Museo Egipcio en la exposición "Mujeres y hombres del antiguo Egipto". EFE/Marta Pérez. 	   Varios ushebtis, pequeñas estatuas que se depositaban en las tumbas, se pueden ver entre el medio centenar de estatuas, relieves y pinturas egipcias que se exhiben en el Museo Egipcio en la exposición "Mujeres y hombres del antiguo Egipto". EFE/Marta Pérez.

Medio centenar de piezas como relieves, estatuas y pinturas evocan en el Museo Egipcio de Barcelona la vida cotidiana de la "gente corriente" de la civilización egipcia, en la exposición "Mujeres y hombres del antiguo Egipto".

El presidente de la Fundación Arqueológica del museo, Jordi Clos, ha subrayado que "no se trata de una exposición ni de faraones ni de reyes, sino de la gente corriente, hombres y mujeres identificadas por sus dones, títulos, profesiones, referencias laborales".

De cada una de estas personas, los jeroglíficos proporcionan una información identitaria, "como si fuera un DNI", de cada uno de ellos.

La buena conservación de las piezas permite observar las facciones características de las personas que conformaban la civilización que pobló durante siglos la cuenca del Nilo, ver sus indumentarias e incluso aprender de los textos que se encuentran inscritos y que los identifica como personas que fueron testigos del antiguo Egipto, ha remarcado Luis Manuel Gonzálvez, conservador del museo.

Entre las piezas que integran la exposición, todas de la colección del museo, hay algunas inéditas, como la espectacular estatua del sacerdote Gemefsetkap, de la dinastía XXV (715-664 aC), que contiene una mención excepcional al dios Osiris, que "únicamente se ha podido documentar en un yacimiento faraónico del delta del Nilo".

Campesinos, sirvientes, carniceros, arquitectos, adoratrices, sacerdotes, militares, administradores de templos, palacios o casas nobles y escribas son algunos de los personajes que protagonizan esta exposición temporal, que estará abierta al público desde este miércoles hasta el próximo 24 de mayo de 2020, presentados en orden cronológico desde el Reino Antiguo hasta el denominado crepúsculo de la civilización egipcia, ya en época romana.

Gonzálvez ha comentado que se ha dedicado especial atención a la información que aportan los textos jeroglíficos redactados sobre las piezas, que "se han incorporado a los plafones explicativos en su versión original, tal como fueron redactados por los escribas antes de que el escultor o el pintor los inmortalizasen sobre una estatua o sobre la pared de una tumba".

Jordi Clos ha subrayado por su parte que se muestra alguna "pieza especial", como la estela falsa-puerta de Khuenptah y de su madre Meritites, supervisora del templo de culto funerario del faraón Keops (dinastía VI, 2323-2150 aC), procedente de Guiza; o el bronce de Imhotep (dinastía XXVI, 664-525 aC), que fue canciller y consejero del faraón Djesert, además de escultor, arquitecto, médico, matemático y astrólogo.

Las piezas son diversas, desde el constructor de la gran pirámide a una mujer moliendo grano, una propietaria de una tumba con su hijo o una de las primeras representaciones de los trabajadores vinculados a tareas de la alimentación.

Hombres y mujeres tenían los mismos derechos y podían estar al servicio del Estado o de los templos, como funcionarios o sacerdotes. En el recorrido expositivo se puede contemplar a mujeres en entornos de celebración, vinculadas al culto a través de la música y la danza, pero también en la gestión de negocios como talleres de hilaturas.

Los hombres ilustran, por su parte, los cambios en el vestuario o los tipos de representación que las modas del momento iban marcando, añade Gonzálvez. La exposición se cierra con varias obras del período ptolemaico y la dominación romana, entre ellas dos caretas de momia de hombre y mujer (siglos I-III).

Los materiales y las formas de representaciones son diversos: piedra, madera o yeso.