Únete a EL OBRERO

Los hallazgos romanos 'disputan' el origen árabe de Madrid

  • Escrito por Marcel Guinot
  • Publicado en Cultura
El delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, durante la visita al hallazgo de una casa romana en la Casa de Campo de Madrid. EFE/ Juan Carlos Hidalgo/Archivo 	   El delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, durante la visita al hallazgo de una casa romana en la Casa de Campo de Madrid. EFE/ Juan Carlos Hidalgo/Archivo

Los orígenes de Madrid se han vinculado tradicionalmente a una medina árabe, hecho que choca con los recientes hallazgos arqueológicos de la Casa de Campo, que se suman a las distintas zonas donde se concentran restos de dominación romana en la ciudad.

La Casa de Campo, enclave donde se ha encontrado recientemente el suelo empedrado de una casa, tejas, una moneda, parte de dos piscinas o depósitos de agua y restos de cerámica entre trincheras de la Guerra Civil que han sido asociados a un asentamiento romano del siglo II A.C., es el último descubrimiento de una región que cuenta con 533 yacimientos registrados por la Dirección General de Patrimonio Cultural.

Si bien es cierto que el grueso de los descubrimientos se encuentran a lo largo y ancho de la Comunidad, la ciudad de Madrid también cobija algunos vestigios de la época de la dominación romana, donde Carabanchel se erige como un ejemplo claro para entender la magnitud de la extensión del Imperio Romano hasta la capital.

La asociación Carabanchel Historia y Patrimonio tiene constancia de que, al menos desde el siglo XVIII, ya se conocía que la finca Eugenia de Montijo podría alojar un mosaico romano y una Minerva de Bronce, objetos que se pueden encontrar en el Museo de los Orígenes de Madrid.

“En Carabanchel se han encontrado restos en el Metro Marqués de Urquijo, donde la superficie que puede contener se distribuye desde el mosaico de la Villa de Carabanchel hasta las obras de Vía Carpetana, por lo que hay unos 500 metros de superficie que pueden esconder un yacimiento de grandes dimensiones”, aseguran desde la asociación Carabanchel Historia y Patrimonio.La asociación sostiene que la obra “no interesa a nadie, ni a la Administración central, ni al Ayuntamiento ni a la Comunidad de Madrid”

“A la Administración no le interesa porque el terreno pertenece al Ministerio de Interior y, tras derribar la cárcel, se planteó que el terreno fuera urbanizable; al Ayuntamiento, porque afecta al trazado de una vía que quieren urbanizar; y a la Comunidad, por el gasto que supondría”, lamentan.

No obstante, y gracias a la “presión popular”, el Colegio de Arqueólogos se ha puesto manos a la obra y ha creado un grupo de expertos para estudiar la dimensión del yacimiento y solicitar la declaración del área como Bien de Interés Cultural”, lo cual supondría un impulso para una zona “abandonada”.

Vicálvaro es el otro foco principal de dominación romana que persiste en la actualidad, una zona cuya existencia se conocía desde finales del siglo pasado, pero que adquirió relevancia a partir de los trabajos arqueológicos realizados entre 2007 y 2010 por la investigadora Alexandra Uscatescu.

En concreto, las excavaciones sacaron a la luz “unas tres hectáreas de terreno” enmarcadas en la ermita Virgen de la Torre, en un llano cercano al Cerro Almodóvar, concretamente entre el arroyo de los Migueles y el Cerro de los Castillejos, según datos proporcionados por la asociación Vicus Albus y extraídos de una investigación llevada a cabo por Uscatescu.

En aquel trabajo arqueológico, Uscatescu constató que el asentamiento descubierto fue “una fundación ex novo” -esto es, que los primeros pobladores lo levantaron de la nada- datada entre los siglos I-II y asociada tanto a la dinastía Julio-Claudia como a un momento indeterminado del siglo II.

La autora destaca el hallazgo de decoración pintada en el interior de las casas, en las que también se encontraron cornisas molduradas además de signos de decoración con estucos en relieve, que albergaban “finos diseños de dientes de lobo” propios de la época Flavia.

Fuera de la ciudad, en distintos lugares de la Comunidad de Madrid, existen numerosos asentamientos romanos como la Ciudad Romana de Complutum, en Alcalá de Henares; el conjunto arqueológico de Dehesa de la Oliva, en Patones, las calzadas romanas de Cercedilla y Galapagar o el yacimiento de El Beneficio, ubicado en Collado Mediano.

La Dirección General de Patrimonio Cultural asegura que algunos de los hallazgos se han preservado como “reservorios de ciencia para las futuras generaciones”, mientras que “otros muchos están en fase de investigación y estudio”.

De entre todos los yacimientos descubiertos, destaca especialmente la Ciudad Romana de Complutum, en Alcalá de Henares, construida en la época de Augusto y reformada hacia el año 50 en la época del emperador Claudio Nerón, cuyo diseño urbano “se ciñe a un formato característico del urbanismo romano, una trama ortogonal con límites discernibles de más de 50 hectáreas”, según la Dirección General de Patrimonio Cultural.

En 2018, la Comunidad comenzó un proyecto de investigación, con la colaboración de la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Educación a Distancia para “estudiar la Vía XXIV del Itinerario de Antonino e implementar una serie de visitas a algunos yacimientos romanos de Madrid” para posibilitar “el conocimiento de los ciudadanos de este importante legado cultural”

“En la actualidad, se está estudiando la Vía XXIV del Itinerario de Antonino para que funcione como elemento vertebrador y permita  comprender mejor y facilitar el recorrido por estos yacimientos visitables de la Comunidad de Madrid”, explica la directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, Elena Hernando.