Rusia recupera con ayuda de EEUU documentos antiguos robados tras la caída de la URSS

Rusia recuperó hoy más de una decena de documentos históricos de los inicios del siglo XX, robados de sus archivos poco después de la caída de la URSS y localizados décadas después en una subasta en territorio de Estados Unidos. "Hoy en día las relaciones entre Rusia y Estados Unidos atraviesan una crisis de confianza.

La confianza está a un nivel tan bajo que no hay mejor forma de cambiarlo que dando pasos como este", dijo el embajador de Estados Unidos, John Huntsman.

La ceremonia de entrega de los documentos -16 decretos firmados por el último zar de Rusia, Nicolás II- tuvo lugar en la residencia del embajador de EEUU en Moscú, conocida como la mansión de Spaso House.

Huntsman, quien próximamente abandonará su cargo de embajador en Rusia, subrayó que pese al deterioro de las relaciones, Moscú y Washington continúan colaborando activamente en varios ámbitos, incluido en el de la seguridad.

Los documentos, que datan de 1905, 1913 y 1914, han sido recuperados tras una investigación llevada a cabo por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Según explicó una representante de la institución estadounidense, los órganos de seguridad pusieron en marcha un operativo tras ser alertados por la parte rusa sobre la presencia en una subasta en EEUU de varios decretos del zar Nicolás II, sustraídos del Archivo de San Petersburgo en 1994.

El director adjunto de la Agencia Federal de Archivos de Rusia, Andréi Urasov, agregó que todos los documentos recuperados fueron redactados en un solo ejemplar, lo que les confiere un gran valor histórico.

Los decretos, explicó, recogen datos sobre la concesión de diversas condecoraciones a más de 1.200 personas.

El valor de cada uno de los decretos con la firma de Nicolás II asciende a unos 3.000 dólares (2.718 euros).

El funcionario recordó, asimismo, que esta es la quinta ceremonia en poco más de una década para la entrega a Rusia de reliquias de su pasado sacados de forma ilegal del país para su venta en Estados Unidos.

El acto anterior tuvo lugar en 2016, cuando EEUU devolvió a Rusia 28 documentos robados de sus archivos.