¡Únete!

Llobregat vuelve con una novela de suspense ambientada en el Pirineo catalán

  • Escrito por Eva Batalla
  • Publicado en Cultura
El escritor valenciano Jordi Llobregat ha presentado su última novela, "No hay luz bajo la nieve"  tras el éxito de "El secreto de Vesalio" un thriller ambientado en los Pirineos catalanes, con una mujer como protagonista, una subinspectora que tendrá que resolver una serie de asesinatos y sus miedos del pasado. EFE/Kai Försterling 	   El escritor valenciano Jordi Llobregat ha presentado su última novela, "No hay luz bajo la nieve" tras el éxito de "El secreto de Vesalio" un thriller ambientado en los Pirineos catalanes, con una mujer como protagonista, una subinspectora que tendrá que resolver una serie de asesinatos y sus miedos del pasado. EFE/Kai Försterling

El escritor valenciano Jordi Llobregat regresa con su nueva novela de suspense, "No hay luz bajo la nieve" (Destino), ambientada en los Pirineos catalanes, con tintes históricos y donde la subinspectora Álex Serra no solo tendrá que resolver varios asesinatos sino afrontar sus miedos del pasado.

Tras el éxito de su anterior libro, "El Secreto de Vesalio" (2015), traducido ya a 19 idiomas y publicado en 40 países, Llobregat vuelve con un historia de misterio, inspirada en las antiguas colonias industriales y mansiones abandonadas de la cuenca del Llobregat y Ter o la línea P de búnkeres del franquismo, y las rutas de huida del horror nazi de los judíos por los Pirineos.

En una entrevista con EFE, el autor explica que el relato surgió de la fotografía de un grupo de seminaristas que vio en el comedor del Seminario de Vic, de finales del siglo XIX o principios del XX, y cuyos rostros mostraban numerosos "sentimientos encontrados", desde gestos de vanidad a odio o temor, como si "escondieran algo".

La imagen "encendió la llama" y Llobregat fue "estirando" de este hilo que fue hilvanando la trama en la que aparece también un seminario, una colonia industrial abandonada, la ruta de búnkeres y un entorno natural "sobrecogedor y sobrenatural" de alta montaña, que el escritor ha visitado y vivido desde pequeño con su familia y ahora con su pareja y su hija.

Llobregat (Valencia, 1971), director del festival literario Valencia Negra, ha elegido como protagonista de la novela a una mujer, la subinspectora Álex Serra, de carácter solitario, ambiciosa y la "estrella" de la comisaria, cuya trayectoria se ve enturbiada cuando, por un ataque de pánico, dispara accidentalmente a un compañero.

A cambio de parar la investigación interna, sus superiores le ofrecen que resuelva el caso de un cadáver encontrado en una piscina congelada en un valle de los Pirineos, cerca del lugar donde vivió su infancia, perteneciente a un hombre, y que presentaba una "P" tatuada en la frente y los ojos cosidos con alambres.

Además del caso, Serra tendrá que enfrentarse a su pasado, al lugar del que "huyó", y volverá a revivir los miedos de la infancia y los sentimientos de culpa y remordimiento que le provocan estados de ansiedad y ataques de pánico.

Precisamente el escritor ha dedicado la novela al "monstruo que siempre está ahí, que nunca desaparece del todo", ya que él también sufre ataques de pánico, y a los hechos del pasado que "nos pesan" y que surgen en algún momento dado.

También hay muchos datos históricos, como las colonias industriales de la zona, y su funcionamiento, en el que el patrón controlaba a todos sus miembros y trabajadores y se enriquecía a su costa, y la huida de judíos del horror nazi por la frontera de los Pirineos, a través del personaje de Raquel.

Con ello el escritor rememora la trágica historia de los cerca de 15.000 judíos que cruzaron la frontera pirenaica en la Segunda Guerra Mundial, que "nos afecta como país" y que es muy poco conocida, señala.

Llobregat asegura que eligió a una mujer como protagonista porque le interesa hacerlo y le resulta un "reto mayor", y porque cree necesario que en la literatura haya más protagonistas femeninas.

La música también es importante en el libro, de forma sutil, con alusiones a canciones como "The Passenger" de Iggy Pop, y asegura que aunque la historia se cierra en la novela, deja puertas abiertas, por lo que no descarta nuevas entregas ya que el personaje de la subinspectora le "sigue interesando".