Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Oviedo homenajea a Ochoa, el Nobel que dio nuevas perspectivas a la medicina


El presidente del Principado, Adrián Barbón, y la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, durante la inauguración de una exposición conmemorativa del 60 aniversario de la entrega del Premio Nobel de Medicina a Severo Ochoa. EFE/Alberto Morante 	   El presidente del Principado, Adrián Barbón, y la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, durante la inauguración de una exposición conmemorativa del 60 aniversario de la entrega del Premio Nobel de Medicina a Severo Ochoa. EFE/Alberto Morante

Sesenta años después de recibir el Nobel de Medicina, Oviedo homenajea con sendas exposiciones la figura de Severo Ochoa, el investigador asturiano cuyos descubrimientos sobre biología molecular dieron nuevas perspectivas a la medicina, según la ministra de sanidad en funciones, María Luisa Carcedo.

Carcedo ha participado este domingo, junto al presidente del Principado, Adrián Barbón, en la inauguración de las dos muestras en las que se repasa la trayectoria de Ochoa (Luarca, 1905-Madrid, 1993) desde la perspectiva artística, con diversas obras inspiradas en su labor, y científica, con una muestra de su legado.

Así, la Plaza de Trascorrales acoge la muestra "Ochoa y Cajal, inspiración para un artista: Méjica" con obras del artista Juan Méjica a través distintos soportes y formatos que incluye también un recuerdo para el que su inspirador y primer científico español que obtuvo el Nobel de Medicina, Santiago Ramón y Cajal.

En la muestra pueden verse algunos dibujos de Ramón y Cajal sobre las neuronas y varios libros con los que estudiaron los dos científicos fechados entre 1830 y 1930 mientras en el Museo Arqueológico de Asturias se exponen unos 400 documentos sobre Ochoa que incluyen fotografías, cartas o discursos.

Con la colaboración de la familia, algunos de ellos presentes en la inauguración, la Real Academia de Medicina de Asturias y la Fundación Juan Méjica han recopilado documentos inéditos y otros personales como un recordatorio de su Primera Comunión en Málaga, su discurso de aceptación del Premio Nobel en Estocolmo o su expediente académico de la Facultad de Medicina de Madrid.

Entre las fotografías de Ochoa figuran las de su infancia en Luarca y Málaga, en la Residencia de Estudiantes -donde coincidió con García Lorca, Buñuel o Dalí- o las de sus primeros viajes a Inglaterra y Alemania junto a elementos de laboratorio como preparaciones histológicas o la memoria de su tesis doctoral.

Además, y en recuerdo de otra de las pasiones del Nobel asturiano como era el arte junto a la música y los caballos, una de las salas del Arqueológico acoge dos obras en homenaje a la ciencia del videoartista estadounidense Bill Viola.

Para la ministra en funciones, aunque queda mucho por reconocer a Ochoa en España, la muestra permite adentrarse en la figura de un científico cuyos decisivos trabajos abrieron las puertas a las investigaciones que se realizan hoy en el ámbito de la genómica.

"Ochoa nos inspiró a muchos para dedicarnos a la medicina y la construcción un sistema nacional de salud que es uno de los mayores logros de la democracia española", ha apuntado Carcedo. Para el presidente asturiano, Adrián Barbón, tanto Ochoa como Ramón y Cajal son dos ejemplos "de talante, voluntad y pasión perenne por el descubrimiento" a partir de una "fortísima" voluntad de saber y, en el caso del primero y pese a su marcha de una España de postguerra donde no podía realizar su trabajo, "nunca olvidó Asturias y su patria jamás dejó de ser la su infancia en Luarca".

Según Barbón, siguiendo el ejemplo del "legado apabullante" del Nobel de Medicina en 1959, su tierra natal debe asumir que la apuesta por la ciencia y por la innovación "es la gran batalla que garantiza el futuro de Asturias".

A la inauguración han asistido además el presidente de la Fundación Severo Ochoa y ex presidente del CSIC, César Nombela, junto a los alcaldes de Oviedo, Avilés y Valdés -municipio natal del investigador- además del rector de la Universidad de Oviedo, Julio García Granda.

Los homenajes a Ochoa tendrán continuidad con la plaza que llevará su nombre junto al Hospital Universitario Central de Asturias, donde se ubicará un conjunto escultórico, y a la espera de que el Gobierno central acepte la solicitud de que el aeropuerto del Principado lleve el nombre de su Premio Nobel de Medicina.