Únete a EL OBRERO

Hallan la referencia más antigua del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia

Un estudio del catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) Gabriel Songel ha hallado en un manuscrito que contiene el relicario de San Juan de la Peña, fechado en el siglo XI, la referencia más antigua que se conoce hasta la fecha al Santo Cáliz que custodia la Catedral de Valencia. EFE/ Juan Carlos Cardenas/Archivo Un estudio del catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) Gabriel Songel ha hallado en un manuscrito que contiene el relicario de San Juan de la Peña, fechado en el siglo XI, la referencia más antigua que se conoce hasta la fecha al Santo Cáliz que custodia la Catedral de Valencia. EFE/ Juan Carlos Cardenas/Archivo

Un estudio del catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) Gabriel Songel ha hallado en un manuscrito que contiene el relicario de San Juan de la Peña, fechado en el siglo XI, la referencia más antigua que se conoce hasta la fecha al Santo Cáliz que custodia la Catedral de Valencia.

Se trata de un acróstico o juego de letras que adelanta trescientos años la primera referencia al grial valenciano -la copa de piedra ágata que según la tradición fue la empleada por Jesús de Nazaret en la Última Cena-, ya que, según explica Songel a EFE, "hasta 1399, que Martín el Humano lo reclama al monasterio de San Juan de la Peña, no aparece en ningún documento".

El experto añade que el acróstico se escribió en el siglo XI con motivo de la coronación de Pedro I de Aragón y detalla que son palabras compuestas con las letras del texto siguiendo un esquema geométrico que mencionan 'Calis Lapis Exilis', junto a la relación de reliquias que se guardaban en el monasterio oscense.

En su estudio, el catedrático de la UPV descubrió el esquema geométrico por deducción y semejanza con las composiciones de las marcas de los reyes y emperadores de la época y los laberintos visuales contemporáneos donde se escondían los nombres de los autores o el nombre del que había encargado la copia.

La conexión geométrica más directa, explica Songel, son las firmas papales llamadas Bene Valete que se concentran en un logograma compuesto de letras en torno a la N. "Es, por tanto, una citación implícita y una referencia directa a que el cáliz de piedra preciosa se encontraba en Huesca, siguiendo con la tradición laurentina.

De hecho, otro de los acrósticos relaciona al papa Sixto con San Lorenzo y Huesca, o personajes como Donato Abad o el mismo papa Urbano II", detalla. El Santo Cáliz de la Última Cena, que se venera en la Catedral valenciana desde el siglo XV, lleva 102 años expuesto al público en una capilla donde puede contemplarse su copa palestina de ágata en la parte superior, datada en el siglo I antes de Cristo.

Esta reliquia fue trasladada el 6 de enero de 1916 desde el relicario de la Catedral, donde permanecía custodiado desde el año 1437, hasta la antigua Aula Capitular de la Seo, actualmente capilla del Santo Cáliz, uno de los lugares más visitados de Valencia y centro de numerosas rutas turísticas.

Respecto a la última investigación, el texto ha sido estudiado por expertos en códices, ya que se encuentra insertado en un 'Glosarium' del S. XI y, según Songel, "lo sorprendente es que la imagen del texto no se había publicado hasta ahora".

El códice se encuentra en el Archivo de la Real Academia de la Historia, en Madrid; con el acceso al original y las copias digitales, el investigador del centro valenciano analizó la composición "perfecta" del impaginado que sigue la ley que descubrió el diseñador gráfico Tschichold en los años 50 del pasado siglo XX.

Otro de los "sorprendentes hallazgos" que advierte es que la retícula que organiza los bloques de texto contiene con total exactitud el diseño del Santo Cáliz, tal y como se conoce actualmente. "Esta circunstancia corroboraría que el cáliz ya se había compuesto sobre la copa original en el siglo XI", sostiene el autor de este estudio.

Esta investigación ha sido revisada por expertas en codicología, como la académica Elisa Ruiz García de la Real Academia de la Historia; y el catedrático de Historia del Arte de la Universitat de València y conservador del Museo del Patriarca de València, Daniel Benito.

Asimismo, el estudio lo han examinado los canónigos de la Catedral de Valencia Jaime Sancho y Juan Miguel Díaz, miembro de la Pontificia Comisión Bíblica Internacional y decano de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia.

La investigación ha sido desarrollada en los dos últimos años y ya está en el Registro de Propiedad intelectual. Junto con anteriores estudios ya publicados parcialmente por el profesor Songel, este nuevo hallazgo será incluido en el libro "El cáliz revelado", que será publicado próximamente por la editorial valenciana Tirant lo Blanch, primera editorial científica española según el Ministerio de Educación en su última clasificación.