Videoarte para reflexionar sobre migración, memoria y medioambiente en Quito

Hilde Teerlinck, comisaria de la muestra "Journey of Thousand Miles/Un viaje de mil millas", habla con Efe el 15 de agosto de 2019, en Quito (Ecuador). EFE/ José Jácome 	   Hilde Teerlinck, comisaria de la muestra "Journey of Thousand Miles/Un viaje de mil millas", habla con Efe el 15 de agosto de 2019, en Quito (Ecuador). EFE/ José Jácome

Una exposición inédita en la capital ecuatoriana busca hacer reflexionar al público sobre conceptos como migración, memoria y medioambiente, de la mano de once artistas de diferentes continentes, autores de trece instalaciones de videoarte.

Bajo la denominación de "Journey of Thousand Miles/Un viaje de mil millas", la muestra tiene previsto abrir sus puertas este sábado y permanecerá hasta el 2 de febrero en las galerías bajas del Centro de Arte Contemporáneo de Quito.

Se trata de una compilación del programa de comisiones y premios de la Fundación Han Nefkens, con sede en Barcelona, que organiza conjuntamente la exhibición con el Centro quiteño, y en la que se proyectarán los trabajos de artistas de Corea del Sur, Georgia, Vietnam, Ecuador, Perú, Brasil, Kenia y Turquía, además de un trío artístico proveniente de Irán y Estados Unidos.

"Los artistas son jóvenes y el vídeo es un medio que permite reflexionar sobre la actualidad, con temas que tienen que ver con la ecología, la migración, ficción y realidad", comentó a Efe Hilde Teerlinck, comisaria de la muestra de la Fundación Han Nefkens.

Lo hace junto a un vídeo del georgiano Vajko Chachkhiani, que de manera "muy surrealista" traza un crudo retrato de una comida familiar plagada de disputas implícitas y falta de conexión, en la que la abuela acaba disparando a todos los comensales.

"Habla de la violencia que está escondida en la vida cotidiana de cada uno", resume la curadora. Otro de los clips es del autor autodidacta Cyrus Kabiru, acerca de la bicicleta conocida como "Mamba Negra", un emblema nacional en su Kenia natal, que se está perdiendo debido a la modernidad y a la que rinde homenaje.

Entre los más destacados figura el del ecuatoriano Adrián Balseca, ganador del premio al mejor artista prometedor de Latinoamérica de la fundación Han Nefkens en 2018, y que bajo el título de "Suspensiones I", traza un curioso correlato entre la denuncia medioambiental y la cotidianeidad en la selva amazónica.

"La obra fue filmada en la provincia de Morona Santiago, en la Amazonía ecuatoriana, en la que hago una 'revisitación' a un juego popular conocido en Latinoamérica como palo encebado o juego de la cucaña", explica el autor junto a la proyección en la que aparece una niña subiendo a un tronco de madera de balsa para alcanzar en su extremo varios recipientes que contienen diferentes combustibles.

Balseca explica que su proyecto se enmarca en la crítica al extractivismo y de ahí el valor simbólico de los productos derivados del petróleo, y recuerda que en esa provincia amazónica limítrofe con Perú, "el 40 por ciento del territorio está concesionado a empresas mineras".

Las propuestas presentes en la miscelánea abarcan asimismo temáticas de la migración en el Mediterráneo, modernidad y procesos de neocolonialismo, según explica Eduardo Carrera, que de forma conjunta es curador del Centro de Arte Contemporáneo.

Y rescata la pieza de la peruana Maya Watanabe, "una exploración a una fosa común de la época de Sendero Luminoso, lo que nos muestra también cómo algunos territorios están cargados de una memoria social e histórica conflictiva".