Edurne Portela aboga por escribir sobre violencia sin regodearse en el morbo

  • Escrito por Gina Baldivieso
  • Publicado en Cultura
La escritora española Edurne Portela. EFE/Luis Eduardo Noriega A./Archivo 	   La escritora española Edurne Portela. EFE/Luis Eduardo Noriega A./Archivo

La reflexión al abordar la violencia en la literatura es necesaria para saber cómo representarla sin llegar a convertirla en un espectáculo ni "regodearse en el morbo", aseguró la novelista y ensayista española Edurne Portela.

La autora llegó a La Paz esta semana para participar en la Feria Internacional del Libro de esa ciudad boliviana, en la que una de sus actividades fue una charla sobre "Identidades femeninas y violencia en la narración" junto a otras escritoras.

Escribir sobre violencia no es cosa sencilla y en el periodismo "es más difícil porque está la inmediatez de la noticia y no hay suficiente tiempo para la reflexión", dijo Portela (Santurtzi, País Vasco) en una entrevista con Efe.

En cambio, en la literatura, consideró fundamental dejar un espacio para la reflexión y el "trabajo de corrección". "Cuando haces tu propia corrección y reflexionas sobre lo que has escrito, es muy importante tener muy clara esa línea entre la exposición y el tratamiento de una violencia, que sea muy clara, decir esto es violencia, pero al mismo tiempo sin regodearte en el morbo", afirmó la vasca.

A su juicio, al releer el texto sobre una escena de violencia, vale la pena cuestionarse si es necesario incluir ciertos detalles, adjetivos o descripciones para comprender lo que está pasando. Si la respuesta es negativa, es mejor eliminar ese fragmento, recomendó.

"Por muy bonito que sea literariamente, por muy espectacular que me haya salido la descripción, si yo sé que no contribuye a nada, lo tengo que quitar", agregó.

La obra de Portela tiene que ver con la representación de la violencia de distintos tipos, incluida la política, abordada sobre todo en sus ensayos. Pero también se ha interesado en las violencias relacionadas "más con lo íntimo y que son menos visibles porque suceden en espacios supuestamente protegidos", como el hogar, la escuela o la universidad.

Portela quiso explorar en sus textos esa violencia que a veces "entendemos como normal y correspondiente con el amor romántico", con comportamientos que justifican los celos, la necesidad de controlar a la pareja o incluso que si un hombre "no se pone un poco violento a veces es que no tiene suficiente pasión por ti".

La autora ha publicado el ensayo "El eco de los disparos: cultura y memoria de la violencia" en 2016 y un año después salió su primera novela, "Mejor la ausencia", un relato sobre los años más críticos de ETA en el País Vasco.

Su nuevo libro, "Formas de estar lejos", publicado este año, cuenta la historia de una pareja con una relación "desigual y de poder", en la que la violencia ocurre "de formas muy sutiles y poco visibles, pero al mismo tiempo que tienen efectos devastadores".

Quienes han leído sus obras le han dicho que parece una trilogía cuyo hilo conductor es "la reflexión sobre la violencia". "El vínculo de unión sería esa necesidad que parece que está muy presente en los tres textos de intentar entender esas diferentes formas de violencia, desde la política hasta la íntima, porque en realidad todas están relacionadas", explicó.

También está "la indagación constante sobre cómo representarla, cómo comunicar esa violencia pero sin reproducirla en el texto, sin hacer de la violencia un espectáculo", insistió. Según Portela, "la literatura abre la puerta muchas veces al reconocimiento de sentimientos" o conocimientos que están ahí, "sin articular" hasta que "de repente algo se activa", lo que hace que la comprensión de ciertos temas sea más profunda.

Así, en temas como la violencia normalizada contra la mujer, es posible reconocer en una historia "que lo que hemos considerado normal" no lo es. Es lo que ha pasado con su más reciente novela, pues comentó que "ha sido conmovedora la cantidad" de lectores "que se han visto reflejados en la historia por diferentes motivos".

"Y cuando alguien te da las gracias por escribir un libro, eso es siempre muy gratificante y da sentido a la escritura aparte del hecho de escribir en sí", sostuvo. Portela resaltó a las mujeres que están publicando actualmente sobre temas de violencia "y con una perspectiva feminista" interesante, entre ellas la ecuatoriana María Fernanda Ampuero o la boliviana Liliana Colanzi, además de muchas otras en España.

"Creo que es un fenómeno normal, las mujeres escriben, las mujeres deben estar publicadas no por el hecho de ser mujeres sino simplemente porque son muy buenas escritoras", zanjó. Este domingo Portela volverá a la feria del libro paceña para participar en la charla "¿Por qué escribimos y por qué leemos?" junto a su compatriota José Ovejero, con quien realizó el documental "Vida y ficción" (2017).