HEMEROTECA
         SUSCRÍBETE
   
Actualizado 8:13 PM CEST, Sep 20, 2017
DESTACAMOS

Prieto y Madariaga

Salidos de España antes del final de la Guerra, Prieto y Madariaga estuvieron entre las personalidades que desde el exilio combatieron más acremente al franquismo. Solamente coincidieron en torno a las iniciativas del Movimiento Europeo en el momento de su fundación en La Haya en 1949 y con ocasión de los preparativos del Coloquio europeísta de Múnich en 1962. Indalecio Prieto nunca quiso comprometerse con el Congreso para la Libertad de la Cultura a diferencia de correligionarios como Rodolfo Llopis o Luis Araquistáin ni tampoco representó al PSOE en el Consejo Federal Español del Movimiento Europeo. No hubo acuerdo, no obstante, para que la conferencia sobre España y Europa se hiciera bajo el auspicio de las internacionales socialista, democristiana y liberal, como hubiese deseado Prieto.

Las convergencias y divergencias de los proyectos de ambos para la conferencia europeísta fue aprovechado por el franquismo para publicar folletos panfletarios de propaganda antisocialista, como “¿Qué pasa en España?. El problema del socialismo español y el folleto Reflexiones políticas, que extractaba publicaciones políticas de Madariaga con lo que se pretendía justificar la sublevación franquista. Aunque la selección era panfletaria, el mismo Prieto tuvo que reconocer que las frases eran verdaderas.

A pesar de que Prieto concebía el socialismo como una profundización de la democracia liberal alejada del estatismo mientras que Madariaga, desde un liberalismo conservador y corporativista, aborrecía la democracia, el estado del bienestar y el parlamentarismo, hubo elementos de convergencia política entre ambos.

Ambos consideraron que la solución del problema de España pasaba por una reconciliación superadora de los dos bandos de la Guerra. Mientras que Madariaga creía que la monarquía podía ser una solución para la salida del franquismo mediante una evolución, el líder socialista defendió una solución intermedia como podía ser la constitución de un gobierno provisional que consultara al pueblo sobre la forma de gobierno mediante un plebiscito o elecciones constituyentes. El acuerdo entre católicos y socialistas bajo la expectativa de una monarquía con limitaciones a la “demagogia” y controles anti-totalitarios fue saludado por Madariaga en 1948. El pacto de San Juan de Luz entre el PSOE y la Confederación de Fuerzas Monárquicas despertó muchas expectativas, aunque se quedara en una serie de declaraciones comunes democráticas y occidentalistas y la existencia de comités de enlace hasta 1951.

Hubo en ambos líderes rechazo visceral al comunismo y occidentalismo atlantista, aunque más importante fue todavía la expectativa de la construcción europea. En cuanto a la forma de Estado ambos fueron defensores de posturas de patriotismo españolista, que concebían las autonomías regionales como una descentralización según los diversos pueblos o comunidades naturales fueran consolidando sus identidades diferenciadas. Aunque Madariaga escribió un libro titulado Confesiones de un federalista, su pensamiento era regionalista y autonomista más que federal. En cualquier caso, ambos creyeron en la pluralidad de los pueblos de España, rechazando el centralismo franquista.

Prieto en el exilio se acercó al municipalismo y al gremialismo, tan caro al pensamiento organicista de Madariaga, creyendo que la gestión de los bienes nacionales del suelo y subsuelo debería estar en manos de sindicatos y cooperativas mientras que la gestión de los servicios sociales debía ser misión de los Ayuntamientos.

A modo de conclusión, se podría decir que el antifranquismo de ambos se diferenció en la concepción del proceso del cambio político a la democracia. Mientras que Madariaga creyó en un proceso de evolución desde el franquismo a la monarquía constitucional, Prieto defendió un proceso de cambio político que más que una transición fuera una ruptura clara con la dictadura mediante un gobierno provisional e imparcial que consultara a la nación. Sin embargo, finalmente no hubo ni evolución reformista del franquismo ni ruptura sino un proceso de transición encabezado por la monarquía, lo que predeterminaba la forma de gobierno definitiva. En cualquier caso, ambos fueron una especie de antecesores de la democracia actual, siendo celebrados Madariaga todavía en vida por UCD y Prieto en las dos etapas de gobierno socialista.

Deja un comentario

Todos los comentarios en este sitio están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones siempre respetuosas y constructivas. Los comentarios serán en todos los casos moderados y publicados en el plazo aproximado de 24 horas. Asegúrate de cumplimentar la información señalada con (*) ya que es de obligado cumplimiento. No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

20°C

Madrid

Mayormente nublado

Humedad: 28%

Viento: 6.44 km/h

  • 21 Sep 2017 29°C 17°C
  • 22 Sep 2017 27°C 17°C